Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

The Economist crítico con la decisión de la UE con respecto a Google

  • Actualidad

Google

La Comisión Europea ha enviado un Pliego de Cargos a Google en el que le acusa de abuso de posición dominante con su servicio de compras Google Shopping. The Economist critica esta decisión afirmando que el verdadero problema que tiene la UE es que no dispone de un mercado único digital.

The Economist critica la decisión de la Comisión Europea de acusar a Google de abuso de posición dominante en el mercado de búsquedas, concretamente con su servicio Google Shopping. El medio de comunicación destaca que, aunque el organismo tiene razón en preocuparse por la situación de Europa en el mercado digital, considera que “frenar a Google no es la solución”.

The Economist recuerda que las “plataformas son los puntos de apoyo tecnológicos sobre las que muchas empresas se pueden desarrollar, y el control de una plataforma importante” como es el caso de Google, “es una fuente de poder económico”.

Aunque considera que la decisión de la Comisión Europea “no es abiertamente política ni proteccionista” para The Economist es un reflejo de que Europa ha dejado pasar la oportunidad del mercado digital. “Está descubriendo tarde su incapacidad para desarrollar muchas de las plataformas que sustentan la economía online. Gran parte del espacio digital a nivel mundial ha sido cedido a Estados Unidos sin que se haya luchado”.

The Economist cita las palabras de Günther Oettinger, comisario para la Agenda Digital. “En la actualidad, nuestros negocios online depende de jugadores no comunitarios. Esto no puede continuar en el futuro”.   

El medio de comunicación ve “comprensible” la preocupación de Europa, pero cree que “en vez de tratar de controlar a las empresas estadounidenses, los políticos europeos deberían centrarse en solucionar lo que realmente está frenando el crecimiento de las plataformas más prometedoras del Viejo Continente: la falta de un mercado digital único” y recuerda la “burocracia” a la que tienen que hacer frente las empresas digitales con 28 legislaciones diferentes. “Si Europa quiere ser igual que Estados Unidos en la creación de plataformas tecnológicas, es necesario que reconozca la importancia de la economía de escala”.

Redacción