Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

EE.UU crea un grupo para luchar contra la propaganda del Estado Islámico en las redes sociales

  • Actualidad

redes sociales generica

La Casa Blanca se reunió ayer con altos ejecutivos de las redes sociales, entre ellos Tim Cook, CEO de Apple, para analizar de qué manera se puede luchar contra la propaganda yihadista en sitios como Facebook, Twitter o YouTube.

Denis McDonough, jefe de personal de la Casa Blanca, Lisa Monaco, asesora presidencial de lucha contra el terrorismo, Loretta Lynch, abogada general de Estados Unidos, James Comey, director del FBI, James Clapper, director de Inteligencia Nacional, y Mike Rogers, director de la Agencia Nacional de Seguridad, se han reunido con directivos de las principales compañías tecnológicas, entre ellos Tim Cook, CEO de Apple, para analizar la manera en que se puede poner freno a la expansión de la propaganda yihadista en las redes sociales.

Tal y como publica Reuters, esto representa el último esfuerzo de la Administración Obama para contar con el apoyo de estas empresas. La colaboración se enfrió tras las revelaciones de Edward Snowden en las que acusaba a muchas tecnológicas de facilitar la labor de espionaje de Estados Unidos.

Descritas por el Gobierno estadounidense como “una reunión de reflexión tecnológica” las conversaciones se centraron en buscar la manera de dificultar a los extremistas violentos el uso de Internet para actividades de reclutamiento o para planear ataques terroristas.

Un portavoz de Facebook explicó que en la reunión “explicamos nuestra política y cómo la hacemos cumplir. Facebook no tolera a los terroristas, ni su propaganda, y trabajamos intensamente para eliminar ese contenido tan pronto como somos conocedores de su existencia”.

El incremento del uso de las redes sociales por parte del Estado Islámico se ha convertido en un problema para los Gobiernos occidentales. Según un informe de Brooking Institution, el Estado Islámico utilizó al menos 46.000 cuentas de Twitter para operar durante tres meses de 2014.

En los últimos 18 meses, las redes sociales han intensificado su lucha contra la propaganda yihadista. Twitter ha revisado su política para prohibir las amenazas, tanto directas como indirectas, y ha mejorado drásticamente la velocidad para la gestión de solicitudes “de abusos”; Facebook ha prohibido cualquier contenido de exaltación de actividades terroristas; y YouTube ha puesto en marcha programas para luchar contra los videos con mensajes de incitación al odio. No obstante, algunas son reacias a adoptar más medidas para evitar que se considere que están ayudando al Gobierno.

Las comunicaciones encriptadas también estuvieron en la agenda de la reunión, aunque no fue uno de los temas centrales. La inteligencia de Estados Unidos y algunos legisladores se han quejado de la existencia de una “fuerte encriptación” en el correo electrónico, llamadas y mensajería de plataformas como iMessage o Whatsapp lo cual dificulta su capacidad para monitorear las comunicaciones entre presuntos delincuentes.

El Gobierno de Estados Unidos, además, ha creado un grupo de trabajo de lucha contra el extremismo violento que trabajará para prevenir el incremento del extremismo en Estados Unidos y el Centro Global de Compromiso, que se centrará en luchar contra la propaganda en sitios como Twitter.

Recomendaciones que te puedan interesar…

Hiperconvergencia, la evolución del Data Center

3 síntomas de que su virtualización está muerta

Cloud: Seguridad, Desmaterialización y Compliance

5 consideraciones para garantizar la recuperación de datos

Cómo optimizar tu marketing con la regla del 5x5

Las apps cloud y su seguridad retan al departamento TI

Estudio y guía metodológica sobre Ciudades Inteligentes

Ciberataques dirigidos en España y otros países europeos

Competencias digitales en la empresa española