Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Brexit, ¿cómo afectaría a la libre circulación de los datos en la UE?

  • Actualidad

Brexit

Faltan 12 días para que los británicos voten si permanecen, o no, en la Unión Europea y, según las últimas encuestas, el Brexit gana por 10 puntos a la permanencia. La salida del Reino Unido de la UE podría tener consecuencias para el tráfico de datos y para aquellas empresas internacionales en las que dicho tráfico es vital para su desarrollo.

Tal y como publica Reuters, el Brexit podría tener serias consecuencias para aquellas empresas que basan su negocio en la transmisión de datos. La salida del Reino Unido de la UE supondría que numerosas empresas tuvieran que cambiar el lugar donde almacenan los datos de sus clientes, además del re-enrutamiento de los flujos, o la re-escritura de la documentación. Y es que las empresas británicas o con sede en el Reino Unido, tendrán que cumplir la normativa de protección de datos de la UE, la cual ha sido definida como “de muy estricta”.

Tras el Brexit, el Reino Unido podría tener que hacer frente a unas negociaciones similares a las que mantuvieron la UE y Estados Unidos y que tuvieron como consecuencia la firma del acuerdo Privacy Shield. Las negociaciones a ambos lados del Atlántico se mantuvieron durante casi dos años, aunque se intensificaron tras la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de invalidar el acuerdo anterior, conocido como Safe Harbour, el pasado mes de octubre. La UE y EE.UU. llegaron a un acuerdo in-extremis a principios de este año.

La agencia de noticias explica que los efectos del Brexit en este campo comenzarán a notarse unos dos meses después de que se produzca el referéndum. En ese momento, las autoridades británicas se tendrán que sentar a negociar con la UE de los 27 para ver si se pueden alcanzar algún acuerdo similar al que la Unión mantiene con otros países europeos como Noruega (la normativa europea se aplicaría directamente a Gran Bretaña) o Suiza. En este caso, aunque el Reino Unido tendría libertad para elegir su propia ley de protección de datos, las empresas tendrían que cumplir la normativa de la UE.

Empresas como Google o Facebook también tendría problemas si se produce el Brexit. Y es que la normativa europea no permite almacenar datos de sus ciudadanos en otros países que no pertenezcan a la Unión, salvo en 11, entre los que se incluyen Suiza, Nueva Zelanda e Israel, a los que consideran que sus estándares de protección son “adecuados”.

Si la normativa del Reino Unido es todavía más estricta que la de la UE, el organismo podría añadir a Gran Bretaña a la lista de países seguros. No obstante, antes de considerarlo como “adecuado” las leyes de protección de datos británicas estarían “sometidas a una intensa vigilancia por parte de las autoridades de protección de datos europeas”. 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Transforme su almacenamiento en un servicio altamente disponible

10 buenas prácticas para mejorar el rendimiento de SharePoint

Seguridad Intrínseca con VMware

6 formas de incrementar la calidad y velocidad en la entrega de aplicaciones

Williams agiliza la toma de decisiones críticas con infraestructura hiperconvergente

Mejores prácticas para la protección de datos y la continuidad de negocio en un mundo móvil

Informe de ciber riesgos 2016 de HPE

10 cosas a tener en cuenta al comprar infraestructura hiperconvergente

Almacenamiento definido por software: principales beneficios