Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Las ventas mundiales de wearables en 2016 superan las previsiones y crecen un 25%

  • Actualidad

wearables fitness

El sector consigue vender casi 34 millones de unidades durante el último trimestre del año, lo que supone un crecimiento interanual que ronda el 17%, cerrando el ejercicio con más de cien millones de dispositivos vendidos en todo el mundo.

El mercado mundial de wearables continúa en auge. Y como prueba, la consultora IDC acaba de presentar las cifras correspondientes al último trimestre del año pasado, según las cuales, durante ese periodo, se vendieron 33,9 millones de dispositivos, lo que representa un crecimiento interanual del 16,9%. De esta forma, haciendo un cómputo global para todo 2016, las ventas de wearables llegaron a los 102,4 millones de unidades, lo que supone una subida interanual del 25%.

  Quizá te interese...

Desde sus inicios, el mercado está bifurcado en dos: wearables inteligentes, que son aquéllos capaces de ejecutar aplicaciones de terceros; y los básicos, que carecen de esta capacidad. Sin embargo, a pesar de las características adicionales y tecnología disponible en los wearables inteligentes, su utilidad y necesidad ha sido cuestionada en muchos casos. En los últimos meses, dos plataformas principales, WatchOS y Android Wear, han impulsado las aplicaciones de fitness y salud.

En palabras de Ramón Llamas, director de investigación del equipo de Wearables de IDC, “como cualquier mercado tecnológico, el de los wearables está cambiando. Los básicos se iniciaron como dispositivos de un solo propósito, como contabilizar los pasos, pero ahora se están transformando en multiusos, fusionando varias capacidades de salud y acondicionamiento físico y notificaciones de teléfonos inteligentes”. Esto, a juicio del directivo, es suficiente para difuminar las líneas en la mayoría de los wearables, hasta el punto de que la primera generación de smartwatches no es mejor que la mayoría de las pulseras de fitness.

Mientras tanto, los wearables inteligentes también están evolucionando. Según Llamas, “la salud y la condición física siguen siendo un foco importante, pero una vez que estos dispositivos se conectan a una red móvil, se espera que estén disponibles aplicaciones y capacidades de comunicación únicas. Esto también resolverá otro problema clave: liberar el dispositivo del teléfono inteligente, creando una experiencia independiente”.

Precisamente, 2016 demostró que hay más wearables que sólo los que se ajustan en la muñeca. Por ejemplo, los que se ponen en la oreja superaron por primera vez el 1% de todas las ventas en un trimestre, y la ropa con sensores representó más del 1% del mercado total durante todo el año pasado. Aunque estos números son minúsculos, según la consultora, muestran una promesa de ventas para los proveedores este año.

Precisamente, por fabricantes, IDC confirma que las cinco primeras posiciones en ventas durante 2016 las ocuparon: Fitbit, con un 22% de cuota y un crecimiento del 2,4%; Xiaomi, con una participación del 15,4% y una subida del 31%; Apple, con un 10,5% y un descenso del 7,9%; Garmin, con un 5,9% y un ascenso del 5,4%; y Samsung, con una cuota del 4,3% y un aumento del 38,6%. Ahora bien, más allá de ellos también están llegando al mercado nuevos fabricantes como Fossil o submarcas de empresas como BBK o Li-Ning, que están aprovechando determinados huecos en el mercado. Por ejemplo, la primera se centra en dispositivos de lujo y moda; la segunda, en la vigilancia de bebés; mientras que la tercera se focaliza en el contador de pasos en los zapatos.

Según declara Jitesh Ubrani, “con la entrada con fortalezas de múltiples proveedores nuevos en diferentes sectores, se espera que el mercado de los wearables mantenga una perspectiva positiva, aunque gran parte de este crecimiento provenga del empuje de los fabricantes, en lugar de la demanda de los consumidores. Para el directivo, “a medida que la tecnología desaparece en el fondo, los relojes híbridos y otros accesorios de moda con seguimiento de la actividad física están empezando a ganar impulso. Esto representa una gran oportunidad para vender múltiples wearables a un solo consumidor bajo el disfraz de la moda”. Pero lo más importante, según el directivo, es que “ayuda a construir un ecosistema y a los vendedores a ofrecer a los consumidores información útil, gracias a la gran cantidad de datos que son capaces de recopilar”.

 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Almacenamiento Flash

Estado del negocio digital

Competencias Digitales en la Empresa Española

Cómo optimizar la colaboración interna

 5 formas de ganar con las plataformas digitales

Seguridad de Apps y DevOps 

Transformación digital en el sector retail

e-commerce para pymes, autónomos y emprendedores

BBVA adopta la monitorización de Dynatrace