Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La justicia europea se pronunciará sobre la apelación de Intel el próximo año

  • Actualidad

Intel

En 2009, Intel fue multada con 1.060 millones de euros, poco más del 4% de la facturación que obtuvo en 2008, por actividades que perjudicaban a la competencia. La multinacional estadounidense recurrió la sentencia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que se pronunciará sobre el caso en 2018.

No será hasta el año que viene cuando el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea se pronuncie sobre la apelación que realizó Intel a la sentencia que le obligaba a pagar 1.060 millones de euros por prácticas antimonopolio. Así lo publica Reuters, quien recuerda que este caso podría afectar a otras compañías tecnológicas estadounidenses, como Google y Qualcomm, quienes también han sido o están siendo investigadas por prácticas antimonopolio.

Quizá te interese...

Impacto económico del desarrollo de aplicaciones de negocio con ServiceNow

Cómo seleccionar e implementar una solución de BI y Analítica

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

II Termómetro del mercado de medianas empresas en España

Los 20 principales proveedores de soluciones APM

La Unión Europea impuso la multa en 2009, al considerar que abusó de su posición dominante en el mercado de los procesadores x86, durante los años 2007 y 2008, e infringió las normas en materia de competencia de la UE y del Espacio Económico Europeo (EEE). En ese momento, representó la multa más elevada que la Unión había puesto contra una única empresa.

Hace siete años, el organismo consideró que Intel había actuado de manera desleal contra AMD, su principal rival, al ofrecer descuentos a fabricantes de PC como Dell, HP, NEC o Lenovo, para que comprasen la mayoría de los procesadores a Intel.

Intel no se mostró conforme con la sentencia y, a pesar de que pagó la multa, continúa “luchando” para que ésta sea revocada. No en vano, acudió al Tribunal General de la UE, situado en Luxemburgo. Éste no dio la razón a Intel, confirmado la multa, que ascendía a poco más del 4% de la facturación que obtuvo en 2008. La firma estadounidense decidió elevar su apelación al Tribunal de Justicia de la UE.

“Esperamos que se emita la sentencia el próximo año”, ha asegurado Marc van der Woude, vicepresendinte del Tribunal General de la UE. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos