Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La UE multa a Google con 2.420 millones de euros por abuso de posición dominante

  • Actualidad

Google

Multa histórica. La Comisión Europea acaba de imponer una multa de 2.420 millones de euros a Google por abuso de posición dominante en el mercado de búsquedas en Internet. El organismo europeo considera que Google perjudicó a otras compañías al favorecer su servicio de compras.

La Comisión Europea ha impuesto a Google una multa de 2.420 millones de euros por infringir la legislación antimonopolio de la UE. Así lo ha anunciado el organismo en un comunicado en el que afirma que Google ha abusado de su posición dominante en el mercado, al utilizar su propio buscador para adquirir “una ventaja ilegal” para su servicio de compras.

Quizá te interese...

Impacto económico del desarrollo de aplicaciones de negocio con ServiceNow

Cómo seleccionar e implementar una solución de BI y Analítica

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

II Termómetro del mercado de medianas empresas en España

Los 20 principales proveedores de soluciones APM

La empresa debe poner ahora un término a su forma de proceder en el plazo de 90 días o enfrentarse al pago de una multa que puede llegar hasta el 5% de la facturación de Alphabet, la sociedad matriz de Google, a nivel mundial.

En palabras de Margrethe Vestager, comisaria a cargo de la política de competencia, “Google nos ha traído numerosos productos y servicios innovadores que han supuesto un gran cambio en nuestras vidas y eso es algo positivo. Pero la estrategia de Google para su servicio de compras comparativas no se limita a atraer clientes ofreciendo un producto que sea mejor que los de sus rivales, sino que Google ha abusado de su posición dominante como motor de búsqueda situando en mejor lugar su propio servicio de compras comparativas dentro de sus resultados de búsqueda y colocando en peor situación los de sus competidores”.

En su opinión, “lo que Google ha hecho es ilegal según la legislación antimonopolio de la UE, pues ha denegado a otras empresas la posibilidad de innovar y de competir según sus méritos. Y lo que es más importante, ha denegado a los consumidores europeos una auténtica oferta de servicios y todas las ventajas de la innovación”.

La Unión Europea recuerda que los servicios de compras comparativas dependen en gran medida del tráfico para ser competitivos. “A mayor tráfico, mayor número de clics, y mayores ingresos. Además, un mayor tráfico atrae a un mayor número de vendedores que desean asociar sus productos a un servicio de compras comparativas. Teniendo presente la posición dominante de Google en las búsquedas de carácter general en internet, su motor de búsqueda es una fuente importante de tráfico para los servicios de compras”.

En su resolución, la Comisión Europea considera que Google “coloca sistemáticamente en un lugar destacado su propio servicio de compras comparativas” y que “coloca en peor lugar los servicios de compras comparativas rivales” en los resultados de búsqueda. “Puede comprobarse que, incluso el servicio rival mejor situado, aparece por término medio solo en la cuarta página de resultados de búsqueda de Google, y otros figuran incluso más abajo”.

 “Es fácil comprobar que los consumidores clican mucho más a menudo en los resultados más visibles, es decir, los que aparecen en una posición superior entre los resultados de las búsquedas de Google. Incluso en un ordenador de sbremesa, los diez resultados de búsqueda genérica mejor situados en la primera página reciben en conjunto, por lo general, aproximadamente el 95 % de todos los clics de los resultados de búsqueda genérica”, mientras que “el primer resultado de la segunda página de resultados de búsqueda genérica de Google recibe tan solo en torno al 1 % de todos los clics”.

Tres casos abiertos

En abril de 2015, la Comisión Europea envió un Pliego de Cargos a Google alegando que la compañía ha abusado de su posición dominante en los mercados de servicios de búsqueda en Internet en el Área Económica Europea (EEA). El organismo consideraba que Google ha favorecido de manera sistemática sus propios servicios de compras en los resultados de búsqueda, algo que infringe la normativa antimonopolio de la UE y perjudica a la competencia y a los consumidores.

Ésta es una de las tres investigaciones que tiene abiertas la Comisión Europea contra Google. La segunda “batalla” legal abierta con la Comisión Europea es por Android. El pasado 20 de abril de 2016 la Comisión envió un pliego de cargos a Google al considerar que el buscador ha abusado de su posición dominante al imponer restricciones a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles, mientras que la tercera tiene a Adwords y Adsense como protagonistas, cuyos términos y condiciones han estado bajo el radar de la Comisión Europea desde 2010. Es año, algunos competidores de Google expresaron sus quejas a la Unión Europea al considerar que la compañía incluye en los contratos cláusulas de exclusividad, cae en publicidad desleal e impone restricciones indebidas a los anunciantes.