Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Los Power Systems de IBM se preparan para aprovechar al máximo la inteligencia artificial

  • Actualidad

Datos Inteligencia Amenazas

IBM acaba de anunciar la próxima generación de servidores Power Systems que incorporan su nuevo procesador POWER9. Las nuevas máquinas están pensadas específicamente para cargas de trabajo intensivas de Inteligencia Artificial.

 

Los nuevos procesadores POWER9, que incluyen las máquinas, son capaces de mejorar hasta cuatro veces los tiempos de entrenamiento de los entornos de deep learning (aprendizaje profundo), lo que agilizará la construcción de aplicaciones de inteligencia artificial de forma más precisa y rápida.

Quizá te interese...

Por una Transformación Digital segura (IT Webinar)  

Cómo debe ser el Centro de Datos de Nueva Generación

Cómo mejorar la analítica de tu banco digital y optimizar la experiencia de usuario

7 sugerencias para mejorar la carga de tu web o app

Cómo superar los desafíos de TI en las pequeñas empresas

La empresa digital: transformando las TI con nuevas infraestructura

El nuevo servidor AC922 es el primero en incorporar procesadores POWER9 y en integrar PCI-Express 4.0, la segunda generación de NVIDIA NVLink y Open CAPI, que combinadas pueden acelerar el movimiento de los datos 9,5 veces más rápido que procesadores x86 con PCI-E3.0.

Según explica IBM, el AC922 ha sido diseñado para aportar mejoras de rendimiento importantes en entornos de Inteligencia Artificial como Chainer, TensorFlow y Caffe así como en bases de datos aceleradas por GPU como Kinetica. Gracias a él, los científicos de datos serán capaces de construir de forma más rápida aplicaciones de deep learning para el área de la investigación, detección de fraude en tiempo real o de análisis de riesgo crediticio.

POWER9 es la base de los que serán los supercomputadores más potentes del mundo, como “Summit" y "Sierra" que está construyendo el Departamento de Energía de Estados Unidos. Google también utiliza estos procesadores en sus centros de datos para mejorar el rendimiento de sus aplicaciones.