Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El beneficio de Intel cae un 7% en 2017

  • Actualidad

IDF_Intel_Brian Krzanich_CEO Brian Krzanich, CEO de Intel, durante su presentación en el IDF que se celebra en San Francisco del 18 al 20 de agosto.

Intel no atraviesa uno de sus mejores momentos. A los problemas que le ha ocasionado las vulnerabilidades de seguridad se une ahora la caída de un 7% de su beneficio en 2017, tal y como ha informado la compañía durante la presentación de sus resultados económicos.

También puedes leer...

Todo lo que necesitas saber sobre Spectre y Meltdown

Los cinco grandes mitos de las Brechas de Seguridad

Consideraciones para la creación de un SOC

Cómo utilizar la Dark Web para la inteligenciad de amenazas

Intel ha dado a conocer sus resultados económicos correspondientes al último ejercicio de 2017 y a su año fiscal. En total, la firma obtuvo, en el cómputo del año, un beneficio de 9.601 millones de dólares, lo que supone un 7% menos que en 2016. Concretamente, el beneficio neto por acción cayó 1,99 dólares, frente a los 2,12 dólares del año anterior, cuando logró un beneficio de 10.316 millones.

El fabricante obtuvo unos ingresos de 62.761 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 6% con respecto a 2016, año en el que facturó 59.387 millones de dólares.

Para Brian Krzanich, CEO de Intel, las inversiones estrátégicas realizadas en los últimos años están dado sus frutos y “están empezando a compensar” las caídas que están registrando áreas que tradicionalmente eran claves para la firma.

Estos resultados económicos no muestran el impacto que tendrá en la facturación de la multinacional estadounidense los fallos de seguridad publicados a principios del mes de enero.. Concretamente El 3 de enero se conoció la existencia de un grave fallo de seguridad en los procesadores Intel de la última década, que obligará a rediseñar el kernel de los principales sistemas operativos. El parche ralentizará el rendimiento de los procesadores.

Horas más tarde, y en un comunicado, Intel respondió asegurando que “estas vulnerabilidades no tienen potencial para corromper, modificar o eliminar datos”. Asimismo, publicó las actualizaciones para todos los sistemas informáticos basados en tecnología de Intel para proteger contra las vulnerabilidades Spectre y Meltdown, actualizaciones que se ha visto obligado a cancelar por los problemas que estaban generando en los dispositivos afectados, incluidos reinicios mayores a los esperados y otros comportamientos "impredecibles" del sistema.