Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La transformación digital de las ciudades, un desafío y una oportunidad

  • Actualidad

5G_IoT_Smart city

Las ciudades están transformándose para gestionar de forma eficiente los servicios públicos, desarrollarse de forma sostenible, atraer valor y nuevas fuentes de ingresos, etc. pero es un camino en el que no sólo hay oportunidades, sino también retos, según los expertos.

Las ciudades europeas son cada vez más inteligentes y están situadas, según los diferentes índices al respecto, entre las más avanzadas en el ámbito de smart cities. Grandes urbes, como Londres, Oslo, Copenhague o Estocolmo y Barcelona y Madrid, como ejemplos españoles, suelen copar los primeros puestos de los rankings.

También los proveedores de tecnología están tomando posiciones en este mercado, con ofertas y recursos de financiación. No en vano, firmas de investigación, como BCC Research o MarketsandMarkets, calculan que el mercado mundial de tecnología para smart cities crecerá a ritmos interanuales cercanos al 20% en los próximos años, impulsado por las necesidades de los grandes núcleos urbanos de ofrecer servicios públicos más eficientes y sostenibles en una sociedad cada vez más digital.

Para tomar el pulso a este mercado y las iniciativas que las ciudades españolas están llevando a cabo, Sngular ha reunido en su centro de innovación a un buen número de expertos en torno a la evolución de las smart cities, un camino “de retos y oportunidades para los proveedores de TI, empresas emergentes y para los gestores de las ciudades”, explicó Javier Martín, director de Sngular Ventures.

La transformación digital de las ciudades
La transformación digital que están abordando las empresas y la sociedad impacta también en la evolución de las ciudades, que están avanzando hacia modelos digitales que les permitan gestionar de forma eficiente los servicios públicos, un desarrollo sostenible, atraer valor y nuevas fuentes de ingresos, etc. En este sentido, Antonio Conde, director de Innovación y Transformación Digital de Cisco, subrayó que “la transformación digital no tiene sentido si el eje central de las iniciativas no es mejorar la vida de los ciudadanos y si éstos no lo perciben”.

En opinión del experto de Cisco, existen varias áreas en las que se observa claramente que hay una oportunidad de mejora como, por ejemplo, el gobierno digital, la seguridad pública y los servicios de protección ciudadana, la mejora de la gestión de los servicios ciudadanos o el mantenimiento de la sostenibilidad, eliminando la presión sobre las infraestructuras que tienen que dar servicio cada vez a más población.

Conde sostuvo que, para avanzar hacia ciudades más inteligentes, es necesario abandonar la forma tradicional de resolver los desafíos (gestión del tráfico, de la seguridad, de los residuos  o del alumbrado, por ejemplo) de forma segmentada, a favor de plataformas digitales que ofrezcan una visión unificada a través de una infraestructura común, con acceso a los datos de los servicios en tiempo real y gestión centralizada a través de una interfaz. Ésta es precisamente la respuesta de Cisco a los retos de las ciudades, con la que ciudades como Seúl, Barcelona o Dubai ya han visto resultados en áreas como la gestión del transporte, de aguas o de tráfico.

Planes de ayuda
El directivo repasó varias ayudas de financiación del que se pueden aprovechar las ciudades españolas para poner en marcha este tipo de iniciativas. Entre ellas, el programa DUSI de la Unión Europea, cuyos fondos son gestionados por Red.es y que sirven para financiar una parte de los proyectos, mientras que otro porcentaje lo aportan las propias entidades locales.

También para acelerar las iniciativas de smart cities, el proveedor ha puesto en marcha el programa Cisco Infrastructure Financing Accelerations, dotado con 1.000 millones de dólares (1 billón si hablamos en términos estadounidenses), que puede complementar este apoyo público e impulsar que las ciudades adopten tecnología que les permita ser más inteligente.

Iniciativas que mejoran el mundo
El evento de Sngular contó con la participación del emprendedor Iker Marcaide, que presentó el proyecto de eco-barrio La Pinada, que se está empezando a diseñar en la localidad valenciana de Paterna. Ésta es una iniciativa que pretende crear un barrio sostenible en un entorno de 25 hectáreas, con alrededor de 1.000 viviendas en las que puedan vivir 4.000 personas. Las primeros vecinos está previsto que se instalen en 2021.

Este barrio sostenible promueve un modelo de economía circular y la creación de valor social y medioambiental, más allá del económico, alineándose con valores como la energía segura, limpia y eficiente, el transporte inteligente, la eficiencia de los recursos y las materias primas, el fomento de una cadena de suministro colaborativo, conceptos como living-as-a-service, etc. Esta iniciativa, como explicó Marcaide, impulsa otra forma de hacer urbanismo, en el que el co-diseño y la co-creación son importantes, ya que permiten a los propios vecinos decidir cómo quieren que sea su barrio.

Por su parte, José Carlos González, fundador y director de MeaningCloud, empresa especializada en software de análisis semántico, expuso su caso de éxito en la aplicación de la tecnología de procesamiento del lenguaje natural en un proyecto de escucha activa ciudadana.

Esta iniciativa, denominada Sensor Ciudadano, fue llevada a la plataforma de Telefónica que opera los servicios 112, con el objetivo de mejorar la gestión de emergencias a partir del análisis de contenidos en redes  sociales. MeaningCloud ha trabajado con Grupo Telefónica, referencia mundial en sistemas integrados de gestión de emergencias, en el desarrollo de un cuadro de mando social que analiza y organiza la información compartida en redes sociales (inicialmente Twitter), antes, durante y después de que se produzca un incidente de interés para los servicios de atención a emergencias, con vistas a la integración en su plataforma Séneca.

Como explicó el directivo, esto conlleva recoger las interacciones relativas a incidencias en un área geográfica determinada, clasificarlas según el tipo de incidencia e identificar la fase en el ciclo de vida de la incidencia (alerta o pre-incidencia, incidencia o post-incidencia).

La escucha social permite a los servicios de emergencia encontrar señales tempranas de que se está produciendo un suceso objeto de atención de los servicios de emergencia, anticiparse a los incidentes, ayudar en la planificación de respuestas y la recuperación tras el incidente. Además, “permite enriquecer la información de la que disponen los gestores y controlar los rumores, así como apoyar en el momento posterior a la emergencia, recogiendo el sentimiento y aportando un análisis temporal de la evolución del suceso”, concluyó.

Impulso de la Administración
De la mano de Tomás Llorente, coordinador de nuevas tecnologías del Ayuntamiento de Collado-Villalba y miembro de United for Smart Sustainable Cities (U4SSC), la plataforma de la ONU que coordina las actividades sobre ciudades inteligentes.

El experto explicó que con las normas UNE 178105 y 178108 sobre estandarización y desarrollo de smart cities, que se suman a otras 20 ya aprobadas, España se situado como referente internacional en la materia. En su intervención, puso el énfasis en la relevancia de la primera de estas normas, puesto que facilitará la interoperabilidad de los sistemas que gestionan los elementos internos de una ciudad (residuos, alumbrado público, parkings, control de tráfico, etc.) y los externos (servicios de transportes, estaciones, edificios, hoteles, etc.) a partir de la obtención de datos de la ciudad de forma ordenada y precisa.

En España, a iniciativa de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, perteneciente al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, también se acaba de crear el Grupo de Trabajo Smart Building, que estudiará las relaciones entre los sistemas internos y externos de los edificios, y su impacto en el conjunto de la ciudad.

Startups, en el centro del ecosistema de las ciudades inteligentes
Las ciudades inteligentes también representan una oportunidad de negocio para empresas emergentes que están desarrollando tecnologías innovadoras. Tres startups españolas, Plactherm, Parkifast o Seawateranalitycs, expusieron sus iniciativas de éxito. La primera ha ideado y ya está comercializando un sistema formado por baldosas que funcionan de forma independiente, cada una con una CPU integrada que regula la temperatura a la que se tiene que calentar y disponen de sensores ambientales que permiten a los usuarios tomar decisiones de forma autónoma. Esto las convierte en un sistema de calefacción inteligente.

La segunda, Parkifast, es una app que, con un solo clic, localiza las plazas de aparcamiento libre más cercano y guía con GPS al usuario hacia ella. Esta app social detecta automáticamente cuando sus usuarios dejan su plaza para ofrecérsela a otro. Esta iniciativa, que fomenta la movilidad sostenible en las ciudades, está operativa en Madrid y prevé iniciar su expansión nacional el próximo año, empezando por Cataluña y posteriormente al resto del país.

La tercera, Sea Water Analytics, ya ha mostrado a diversos ayuntamientos costeros un sistema que les permite monitorizar en tiempo real la calidad del agua de las playas, un factor decisivo a la hora de seguir siendo atractivos para el turista. Además de ofrecer los datos a las entidades locales, también proporciona una app de información para los turistas.