Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Diez factores que pueden lastrar el crecimiento de la PYME

  • Actualidad

emprendimiento pyme

Si las PYMES españolas crecen a un tamaño similar al de otros países europeos, el PIB nacional se incrementaría en un 3%. Sin embargo, hay algunos factores que impiden este salto, entre ellos la falta de personal cualificado o motivado o de conocimiento y herramienta e incluso tener poca visión o no ser capaz de planificar.

El tejido empresarial español está formado en un 99,7% por pymes y micropymes que suponen el 74% del empleo y solo el 63% del valor añadido bruto, según los datos de Eurostat. Esto se debe a que el pequeño tamaño de las empresas acaba penalizando el crecimiento del PIB.

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

En un análisis realizado por RB Ruiz Beato Abogados, especializada en asuntos laborales, fiscales y jurídicos, se identifican una serie de factores que pueden frenar el crecimiento de una pequeña empresa.

1) La falta de preparación. Crear un negocio es difícil, mantenerlo en el tiempo mucho más pero estar preparado para dirigirlo en las diferentes etapas del mismo y adaptarse al crecimiento que el negocio experimenta tiene un mérito innegable. “A veces, no tener la preparación adecuada o no estar formándose continuamente puede provocar que un negocio estable y rentable, muera por su propio éxito, advierten desde RB Ruiz Beato Abogados.

2) La falta de personal cualificado. Se calcula que el número de vacantes en España supera los 110.000 puestos de trabajo sin cubrir. No basta con buscar empleados formados y cualificados, sino también que quieran aprender y sean conscientes de sus limitaciones pero que tengan una mínima visión empresarial. Personal que exija condiciones pero que esté dispuesto a dar resultados.

3) No contar con empleados comprometidos. Incentivos, coaching, conciliación familiar, teletrabajo, empresarios que explotan, trabajadores que no trabajan y engañan al empresario, transgresión de la buena fe contractual, despidos, modificaciones de las condiciones de trabajo, costes… pero a la hora de la verdad una de las principales razones para no crecer es no tener un personal comprometido en quien se pueda delegar, empleados que sean capaces de asumir compromisos y responsabilidades. 

4) La falta de planificación. Muchas empresas con un gran producto han fracasado y, en cambio, otras vendiendo lo de siempre o con un producto normal tienen éxito. Si uno no planifica las cosas, no puede crecer, porque para ello hay que saber qué rumbo o meta se quiere conseguir, lo que se pretende alcanzar y que un incremento inesperado no suponga el cierre de la empresa por no estar preparado. No conocer el mercado, las necesidades de los clientes o a la competencia, impiden crecer.

5) La falta de visión empresarial. Todo negocio por mucho que se gestione muy bien requiere algo más que optimizar costes e huir de los costes fijos o realizar maravillosas hojas Excel. Un negocio requiere innovar, crear, invertir, emprender, arriesgarse, endeudarse y “no todo el mundo está capacitado para llevar esa carga”, recuerda la empresa.

6) La burocracia y obligaciones excesivas. “A medida que se crece los problemas se incrementan, las necesidades aumentan, las obligaciones ahogan y la burocracia empapela un despacho”, asegura la compañía. Eso genera costes, tiempo, trabajo, distracciones pero que a la vez son inevitables. No saber sobrellevar esta tarea atasca e impide crecer.

7) La falta de relaciones personales. A veces, debido a las reducciones de costes, no se tiene en cuenta el factor humano en las relaciones con los proveedores y se rompen. Si no se tienen unas relaciones fuertes, es difícil crecer.

8) Las luchas internas o de egos. Los conflictos societarios y la lucha de poder entre socios es un impedimento sin duda para el crecimiento. “Conviene repartir tareas y basarse en la confianza para saber que cada uno hará su acometido con diligencia”, aconseja esta firma.

9) La desmotivación, desinterés o desánimo que, en opinión de esta empresa, se produce por una carga impositiva muy alta o por la incertidumbre o inestabilidad de un futuro cuando se es consciente que el mercado está en manos de grandes corporaciones. 

10) El miedo a internacionalizarse. Existen grandes oportunidades fuera de España para ampliar el negocio y replicar con éxito modelos de negocio que funcionan. Sin embargo, la necesidad de invertir, el trabajo adicional, las inquietudes y el desconocimiento o querer ganar pronto mucho dinero, hacen que muchos empresarios prefieran quedarse en su zona de confort en el mercado nacional.

 

TAGS PYME