Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Siete nuevos talentos necesarios en la economía digital

  • Actualidad

Recursos humanos como partida de ajedrez

La transformación digital está dibujando un nuevo escenario que obliga a reformular la definición de talento. Toca reinventarse y hacerse con competencias, aptitudes y talentos que la experta en esta área, Nuria Sáez, cifra en siete. Te contamos cuáles son.

La digitalización no sólo está cambiando modelos de negocio, formas de trabajo o procesos. Afecta a todo y también al capital humano. En opinión de Nuria Sáez, entrenadora en competencias directivas, experta en la gestión de talento individual, grupal y organizacional y autora del libro ‘Ya eres líder’, se van a acabar el trabajo presencial y las jerarquías, en un mundo “el que el 35% de las habilidades laborales que hoy se consideran importantes dejarán de serlo, y necesitaremos a las personas más que nunca”.

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

La especialista, que abordó los retos del talento en la transformación digital durante su participación en “XLDesafío. Empleabilidad, futuro, nuevas competencias”, estamos ante un nuevo escenario que obliga a reformular la definición de talento, y esto obligará a que todos tendremos que se capaces de reinventarnos.

Sáez habla de siete talentos que son los más valorados en el nuevo escenario laboral:

Talentos con capacidad ágil de decisión: nuestra capacidad analítica global y aprender a filtrar y sintetizar ese exceso de información. Éste va a ser uno de los talentos más buscados dentro de las organizaciones.

Talentos responsables: nos vamos a olvidar de paradigmas antiguos como el de ir a trabajar a un lugar fijo. El presencialismo en la oficina se va a acabar y la tendencia, cada vez más, será trabajar por proyectos, misiones, objetivos… Este nuevo escenario obliga a trabajar con talentos responsables que trabajen desde su autonomía y su poder de decisión.

Talentos creativos: necesitamos personas que innoven. A esta transformación digital ya se la denomina la cuarta revolución industrial, por la velocidad a la que van a venir los nuevos cambios. Es el momento en el que necesitamos mayor creatividad para integrar lo analógico con lo digital. Necesitamos más que nunca que el talento humano esté trabajando en la creatividad y la innovación y en algo todavía más bonito: integrar el fracaso como parte del aprendizaje y tolerarlo como una parte más de la innovación.

Talentos con capacidad para trabajar en equipo: una asignatura clásica que debe ser renovada y mejorada porque hay que incorporar la parte digital: aprender a coordinar y liderar equipos deslocalizados e interconectados y a leer las emociones más rápido que nunca.

Talentos multidisciplinares y polivalentes, capaces de trabajar en distintos proyectos a la vez. Se van a eliminar las jerarquías y vamos a trabajar en entornos más horizontales donde todos podrán aportar ideas e introducir el talento.

Talentos con lectura rápida de emociones: hace referencia a inteligencia emocional. Necesitamos reconocer nuestras emociones, utilizarlas a nuestro favor y también, cada vez más rápido, aprender a reconocer las emociones en los demás. ¿Para qué? Para motivarnos, aprender a reconocer lo que de verdad nos gusta y poder trabajar de verdad ese talento y se convierta en algo que dominemos: en nuestra pasión y disfrute.

Talentos colaborativos: la importancia del aprendizaje colaborativo nos obliga a destacar la generosidad. Tenemos que empezar a trabajar en los talentos generosos versus los talentos competitivos. Y eso implica dos variables: por una parte, la responsabilidad individual, algo que podrás resolver preguntándote qué puedes aportar  a la empresa; y por otra parte, la interdependencia positiva, ser muy consciente de que el éxito de una persona está ligado al éxito de los demás. En su opinión, es la mejor manera para empezar a trabajar aprendiendo ‘de y con’ otros”.

Su conferencia fue parte de un ciclo de encuentros, organizado por la revista XLSemanal, junto con la colaboración de Fundación Telefónica, Human Age Institute e Inserta Fundación ONCE, y la colaboración de Air Europa.