Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La empresa española ve claro el potencial de la inteligencia artificial

  • Actualidad

Inteligencia Artificial_2

El análisis predictivo y el reconocimiento por lenguaje y voz son con diferencia las dos aplicaciones de la inteligencia artificial con más potencial, según las grandes cuentas españolas. PwC ha estudiado este tema y ofrece las conclusiones en un estudio titulado "Realidad y perspectivas de la IA en España, 2018".

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

PwC ha trabajado en un estudio que tiene como objetivo ofrecer una perspectiva realista del nivel de desarrollo de la IA en el mercado español tomando como referencia un grupo de empresas que se pueden considerar avanzadilla en materia de digitalización. Los resultados indican que el 80% las grandes empresas participantes en el informe la Inteligencia Artificial no es un conjunto de iniciativas aisladas sino una tecnología que, a largo plazo, supondrá cambios muy disruptivos para los negocios.

Más de la mitad ya está intentando, en mayor o menor medida, sacar partido de la IA. Un 46% tiene en marcha algún tipo de proyecto piloto o prueba, y un 11,5% ya están viendo resultados, sobre todo, en la mejora de la satisfacción del cliente, en la toma de decisiones o en la reducción de costes. No obstante, un 42,5% de las compañías todavía no han puesto de marcha ninguna iniciativa en relación con la IA o solo tienen una hoja de ruta.

Respecto a las aplicaciones que le ven a la tecnología, el análisis predictivo, que permite anticipar eventos, comportamientos y condiciones futuras en función de la información recogida por la compañía, es la preferida y, de hecho, es un uso que reconocen la totalidad de las empresas participantes. La clasificación continúa con machine learning, opción votada por el 56%; asistentes virtuales (33%). Le sigue el reconocimiento por lenguaje y voz, que acapara el 67% de las respuestas. En tercer lugar se sitúan el machine learning, los chatbots y las técnicas de RPA (procesos automatizados pro robótica), que consigue cada categoría un 56% de los votos.

El documento también profundiza en el impacto de la IA en los distintos sectores de actividad. Según la compañía, Telecomunicaciones es el sector que más puede beneficiarse de la aplicación de la IA, sobre todo, a través del uso de chatbots o asistentes virtuales, que pueden ayudar a interactuar con el gran volumen de clientes presentes en este mercado.

Después, Financiero. En él, según el informe, la evolución del análisis predictivo será especialmente importante para la banca y los seguros, ya que permitirá personalizar los servicios en función del cliente. También la aplicación de tecnologías de reconocimiento facial o voz será clave para mejorar la seguridad y la protección del cliente.

A largo plazo, Sanidad puede ser otro de los grandes beneficiados por la IA, tanto en el campo de predicción de enfermedades, como a la hora de gestionar el stock de medicamentos, entre otras aplicaciones.

El informe también indica que Turismo será uno de los principales beneficiados. La capacidad de la IA para clasificar a los clientes y realizar acciones personalizadas y orientadas a sus preferencias a posteriori puede ser un valor diferencial. Además, la capacidad de trabajar una estrategia de contenidos one-to-one en función de los datos socioeconómicos y el comportamiento online de los turistas es para los expertos del sector una ventaja más.

Respecto a las dudas que puede haber sobre si la inteligencia artificial supondrá un riesgo para el empleo, las compañías que han participado en el estudio creen que la reducción de puestos de trabajo no será muy significativa, lo que está en línea con las últimas estimaciones de PwC: la IA no tendrá un impacto relevante en el empleo hasta la década de 2030.