Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La UE ultima la nueva normativa de impuestos que gravará a las tecnológicas con hasta el 6%

  • Actualidad

Unión Europea

La Unión Europea está ultimando los detalles sobre la nueva política de impuestos que se aplicarán a las compañías tecnológicas. Así lo ha asegurado en una entrevista Bruno Le Maire, ministro de Economía de Francia. Los impuestos se situarán entre el 2% y el 6%.

La nueva directiva económica se conocerá “en las próximas semanas”, ha asegurado Le Maire en una entrevista de la que se hace eco Reuters. Concretamente, el rango de impuestos que tendrán que pagar las multinacionales tecnológicas que operen en la Unión Europea se situará entre el 2% y el 6%.

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

Esta nueva directiva cuenta con detractores quienes creen que el rango de impuestos es “muy modesto”. En este sentido, Le Maire ha asegurado que “es un punto de partida” y que, más adelante, se revisará. “Preferimos una normativa que se pueda implementar rápidamente en vez de adentrarnos en unas negociaciones que se pueden hacer interminables”.

 A grandes rasgos, la intención de la Unión Europea es cobrar un impuesto sin tener en cuenta dónde se encuentre la sede de la compañía, sino que se gravará en función de dónde esté ubicado el cliente. El primer borrador situaba la tasa entre el 1% y el 5% de “los ingresos brutos agregados” de la firma.

La propuesta tiene la intención de incrementar la factura tributaria de empresas como Amazon, Alphabet, Google y Facebook, las cuales han sido blanco de las críticas de numerosos países miembros de la Unión Europea al considerar que éstas pagan muy poco por el negocio que realizan en la UE y que, además, se aprovechan de entramados fiscales o de ventajas que ofrecen algunos países como Luxemburgo o Irlanda.

En este sentido, Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha propuesto cambiar la forma en que las grandes compañías tecnológicas tributan y, en vez de hacerlo sobre los beneficios hacerlo sobre los ingresos. Junto con Francia, Italia, Alemania y España están liderando la reforma fiscal. En la parte contraria se encuentra Irlanda, quien, debido a los beneficios fiscales que ofrece, atrae este tipo de inversión extranjera.