Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El mercado laboral español, ¿en sus primeros pasos hacia una nueva estructura ocupacional?

  • Actualidad

formacion empleo

En los últimos meses, más del 20% de los empleados ha experimentado un cambio de cargo sin que esto suponga la creación o destrucción de un puesto de trabajo. Ésta es una de las conclusiones del último Meta4 IDL, que refleja que el dinamismo laboral alcanza un nuevo máximo histórico, llegando al 23,5% a pesar del escaso crecimiento en la generación de empleo.

  Quizá te interese...

El Índice de Dinamismo Laboral (Meta4 IDL), medido en colaboración entre Meta4 y el IESE desde el año 2010, alcanza un nuevo máximo histórico con un 23,5% en el primer trimestre de 2018, manteniendo su tendencia al alza iniciada a principios de 2011.

Este índice vuelve a reflejar un elevado y creciente dinamismo en el mercado laboral en los últimos meses. Concretamente, ha aumentado en más de 19 puntos porcentuales entre principios de 2011 y comienzos de 2018. Este aumento de los cambios internos de plantilla revela que, en esta fase de recuperación económica, “las empresas están apostando con más fuerza por la implantación de diferentes formas de flexibilización del empleo”, señala el documento.

En relación a la creación y destrucción de empleo, la octava edición del informe sugiere que, en un mercado de trabajo relativamente estancado, las empresas han vivido un periodo de estabilización. Eso es que se han creado puestos de trabajo en la misma medida que se han destruido. Por tanto, el total de nuevas contrataciones y bajas ha supuesto alrededor del 30%, siendo un 23,5% consecuencia del dinamismo laboral.

Estos datos ponen de manifiesto que “el motivo por el cual las empresas siguen contratando y prescindiendo de trabajadores, no obedecería tanto a necesidades de ampliación o reducción, sino a la necesidad de renovación o cambio de sus plantillas, a menudo con contratos de corta duración”.  Y, además, los datos sobre los tipos de contratos sugieren que los trabajadores temporales son menos estables que antes.

Estancamiento de la rotación voluntaria
El índice indica que las bajas voluntarias, aunque aún se encuentran en niveles muy bajos, han ido aumentando paulatinamente desde 2010, experimentando una ligera ralentización durante los últimos seis meses analizados. Según el informe, este leve descenso podría interpretarse como “un enfriamiento del mercado de trabajo, que ofrece menos oportunidades de cambio a los trabajadores”. 

En definitiva, los resultados parecen indicar que las compañías están en un periodo de transformación interna en el que, como explica Carlos Pardo, CEO de Meta4, “están optando por cambiar la composición de sus plantillas, más que por su crecimiento”.

Para Marta Elvira, profesora de IESE Business School y directora de la investigación en el IDL, podríamos estar viendo el comienzo de la tan anunciada evolución en la estructura ocupacional, donde desaparecen ciertas labores mientras crece la plantilla en tareas más adaptadas a la necesidad económica futura. Sin embargo, “por ahora no podemos aventurar qué tipo de puestos van a ser primordiales o menos esenciales. En futuras ediciones del IDL nos proponemos evaluar en detalle la evolución de la estructura profesional dentro de las empresas”, señala

El indicador está elaborado sobre una muestra de empresas que suman, en este trimestre, 335 empresas pertenecientes a 59 grupos empresariales y que emplean a una media de 59.000 profesionales y que representan a 15 grandes sectores.