Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El 80% de las Fintech españolas no compiten con la banca

  • Actualidad

Fintech

Según el informe "Comparativa de la oferta de la banca vs. Fintech", realizado por el Observatorio de la Digitalización Financiera (ODF) Funcas-KPMG, el 48% de las 300 Fintech nacionales son complementarias a los bancos, el 32% son colaborativas y el 20% competidoras.

  Quizá te interese...

Los productos ofrecidos por las Fintech son, en su mayoría, complementarios a los bancarios por destinarse a clientes históricamente excluidos por la banca debido a la falta de rentabilidad o alto riesgo, o productos y servicios de soporte a las entidades tradicionales.

Así se pone de manifiesto en una comparativa de la oferta de la banca y de las Fintech llevada a cabo por el Observatorio de la Digitalización Financiera (ODF) Funcas-KPMG. Según este informe, el 48% de las 300 Fintech nacionales son complementarias a los bancos, el 32% son colaborativas y el 20% competidoras.

En este sentido, Santiago Carbó, director del ODF, señala que “lo curioso es que la competencia entre banca y Fintech está en el terreno de las ideas más que en cuotas de mercado. La banca mejora su innovación con esta competencia intelectual y la colaboración entre los dos mundos puede proporcionar la escala que necesitan los negocios colaborativos para triunfar”.

El informe dice que en la actualidad se aprecia un sector financiero más sólido y rentable, en el que los bancos se enfrentan a un entorno de máxima exigencia caracterizado por unos bajos tipos de interés, por una gran competencia por los clientes, los negocios y las operaciones más rentables y por la aparición de nuevos actores en el sector (Fintech y GAFA). Para hacer frente a estos retos, la banca tradicional está redefiniendo sus modelos de negocio para satisfacer a unos clientes cada vez más digitales, de acuerdo con las nuevas regulaciones, aumentando la transparencia y manteniendo la seguridad y la confianza.

Frente a otras olas de innovación que ha vivido el sector financiero a lo largo de su historia, la actual elimina muchas barreras de entrada y permite el rápido desarrollo de nuevos modelos de negocio, lo que la convierte en un movimiento más disruptivo que los precedentes. En consecuencia, el documento destaca que se está desarrollando un nuevo entorno competitivo que afecta de forma significativa a la banca tradicional. Ante ese entorno cambiante, resulta crucial para el sector y para todos los agentes implicados, identificar las tendencias y las mejores prácticas que se van desarrollando.

En palabras de Ramón Cañete, socio de Management Consulting de KPMG en España, “estamos ante el momento adecuado para que la colaboración entre Banca y Fintechs se convierta en el motor de transformación de la industria financiera española, ahora que la irrupción de los gigantes tecnológicos amenaza al papel que han desempeñado tradicionalmente los bancos en la vida de los clientes”.