Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El gran reto del Big Data

  • Big Data

BI big data

Poner en marcha una estrategia de Big Data no es algo sencillo y plantea grandes desafíos: desde almacenar y analizar esta ingente cantidad de datos que, además, están en constate y rápido crecimiento, hasta cómo manejar esos datos.

  Quizá te interese...

 En general, el BIG Data parece ser un tema que trae muchos beneficios, pero también muchos problemas. Solo el seis por ciento de todos los encuestados por BI Survey dijo que no ve problemas relacionados con el uso de tecnologías de BIG Data.

Todos los expertos y analistas coinciden en que las empresas deben estar dominadas y basadas en la gestión de los datos, pero eso no significa que los proyectos de Big Data sean fáciles.

Según la Encuesta de Big Data Executive de NewVantage Partners 2017, el 95 por ciento de los líderes empresariales de Fortune 1000 encuestados dijeron que sus empresas habían emprendido un proyecto de BIG Data en los últimos cinco años. Sin embargo, menos de la mitad (48,4 por ciento) considera que sus iniciativas de BIG Data habían logrado resultados óptimos.

Mientras, un informe de Gartner de octubre de 2016 señala que las organizaciones se suelen estancar en la etapa piloto de sus iniciativas de BIG Data. "Solo el 15 por ciento de las empresas consigue llevar su proyecto de Big Data a la producción”. Unos números que, además, no habían sufrido apenas variación con respecto al año anterior.

A pesar de que los datos son la base de las decisiones comerciales, las empresas no siempre manejan sus datos como un activo empresarial. Los datos pueden manejarse tácticamente, con bases de datos y aplicaciones creadas según lo solicitado por una unidad de negocios. Los diccionarios de datos de toda la empresa rara vez se aplican para imponer la coherencia en el significado de los campos, y los equipos de TI departamentales abordan los problemas de forma aislada de los objetivos empresariales más amplios. El enfoque general es ad-hoc, lo que lleva a un sistema de datos fracturado, lo que hace que la empresa cuestione la confiabilidad de sus datos.