Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La Junta de Andalucía utiliza IoT para monitorización remota de factores medioambientales

  • Casos de éxito

Agua

Internet de las Cosas está permitiendo monitorizar los valores medioambientales a menores costes y con mayor eficacia. La Junta de Andalucía utiliza sensores para controlar la calidad del agua.

Internet de las Cosas facilitan que las mediciones y el control de la calidad de factores medioambientales, como el agua o el aire, se realicen de forma remota a un menor coste y se consigan mayores eficiencias.

Quizá te interese...

Por una Transformación Digital segura (IT Webinar)  

Cómo debe ser el Centro de Datos de Nueva Generación

Cómo mejorar la analítica de tu banco digital y optimizar la experiencia de usuario

7 sugerencias para mejorar la carga de tu web o app

Cómo superar los desafíos de TI en las pequeñas empresas

La empresa digital: transformando las TI con nuevas infraestructuras

GMV es una de las empresas que está aplicando sensores IoT para monitorizar en remoto este este tipo de factores. La firma acaba de concluir un proyecto piloto para el control de la calidad del agua para la Consejería de Medioambiente y Ordenación del Territorio para la Junta de Andalucía.

En esta iniciativa utiliza la plataforma IoT SEM para medir la calidad del agua del azud que recoge las aguas del río Guadalete a su paso por la localidad de Jerez de la Frontera. La ejecución de este piloto ha permitido ahorros en consumo eléctrico y comunicaciones, así como la optimización del trabajo de sus técnicos reduciendo sus visitas al terreno.

Según Ángel Cristóbal Lázaro, experto en tecnologías habilitadoras en GMV, “el reducido coste de los equipos de medición de calidad del agua utilizados en la plataforma que se ha  configurado permitirá un mejor control de la red hídrica con un coste de mantenimiento muy ajustado”.

Ello faculta a las autoridades competentes a observar la Directiva europea de calidad de las aguas destinadas a consumo humano, que entre sus objetivos figuran la exigencia de adoptar las medidas necesarias para garantizar que las aguas no contengan concentraciones de microorganismos, parásitos o sustancias nocivas que puedan ser un peligro para la salud humana. Además, facilitará la entrega de la información necesaria para que la Comisión Europea pueda realizar sus informes trianuales sobre la calidad de las aguas. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos