Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El 82% de las compañías financieras planea aumentar sus alianzas con Fintech en los próximos años

  • En cifras

Huawei Transformacion banca digital 3

Según una encuesta de PwC, el 88% de los directivos de estas empresas encuestados se muestra preocupado por la pérdida de ingresos que puede suponer la entrada en juego de las Fintech.

Las Fintech están causando un auténtico revuelo en el sector financiero mundial. Así lo pone de manifiesto el estudio presentado por PwC denominado “Redrawing the lines: FinTech’s growing influence on Financial Services”, según el cual la gran mayoría (82%) de los bancos, aseguradoras y gestoras de inversiones de todo el mundo tienen la intención de incrementar sus alianzas con Fintech en los próximos tres a cinco años, y esperan un retorno medio de la inversión del 20% en sus proyectos de innovación.

Quizá te interese...

GDPR: ¿dónde están los datos a proteger?

Verifica las herramientas con las que pruebas tus apps móviles

Internet de las Cosas: hoy y mañana

Optimiza tus canales digitales

Uno de los factores impulsores de estas alianzas es el creciente temor en el sector de que sus ingresos estén en riesgo a consecuencia de las Fintech, con un 88% de los encuestados que lo ve como una amenaza real. De media, estos directivos consideran que hasta el 24% de los ingresos podrían estar en riesgo. Como resultado, está surgiendo un entendimiento mutuo entre las dos partes: las Fintech requieren de acceso al capital y a los clientes, y las grandes empresas financieras están empezando a entender cómo las Fintech podría ser la clave para superar los problemas tecnológicos y de comunicación con los usuarios.

Para Manoj Kashyap, líder global de Fintech en PwC, “la colaboración con las Fintech, y más ampliamente la innovación, no es saltar al último carro, sino encontrar la mejor y más eficiente manera de llevar a cabo su estrategia de negocio y, en definitiva, servir mejor a sus clientes”.

El informe muestra que la asociación con Fintech será una forma clave para que las empresas subcontraten partes de su I+D y lleven a cabo su estrategia, lo que les permitirá ofrecer nuevos productos a los clientes mucho más rápidamente. Por ejemplo, los servicios de dinero móvil se están convirtiendo en una puerta de entrada para acceder a colectivos que antes no eran atendidas por los bancos. PwC predice que el uso de la tecnología móvil para ayudar a nuevos clientes a acceder a la financiación podría abrir un valor demográfico de tres billones de dólares en la industria de pagos.

Asimismo, el estudio confirma que las startups que aplican inteligencia artificial a los servicios financieros han sido financiadas extensamente, recibiendo una inversión media de mil millones de dólares anualmente durante los últimos dos años, según los datos de la plataforma DeNovo de PwC. El informe muestra que la inteligencia artificial, y los datos y herramientas analíticas detrás de ella, serán utilizados por los bancos, los gestores de fondos y las aseguradoras para formar a sus clientes a través de interacciones diarias sobre las mejores decisiones financieras para ellos.

Por último, el estudio también aborda el Blockchain, puesto que más de tres cuartas partes (77%) de las compañías de servicios financieros planean adoptarlo en sus sistemas de producción en 2020. De hecho, la financiación de esta tendencia aumentó un 79% en 2016, llegando a 450 millones de dólares en todo el mundo. Además, casi una cuarta parte (24%) de las instituciones financieras globales dicen estar ahora “extremadamente” o “muy” familiarizadas con esta tecnología.

Tanto es así que ya se está viendo los primeros casos reales de implantación de Blockchain. Y según el estudio, con el potencial ahorro de costes y ganancia de transparencia que puede proporcionar, esta tecnología recibirá una inversión creciente a medida que las compañías financieras exploren su capacidad para asegurar que son aptas para el crecimiento futuro.