Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Los CEO prefieren a los CFO antes que a los CIO para establecer estrategias a largo plazo

  • Estrategias digitales

negocios e innovación

Gartner insta a los CIO a reivindicar su papel dentro de las organizaciones y a mostrar a los CEO el impacto que pueden tener las tecnologías disruptivas a la hora de desarrollar una estrategia a largo plazo.

El 95% de las organizaciones que llevan a cabo la planificación de sus estrategias a largo plazo (de 5 a 15 años) son más propensas a superar a aquellas que no planifican su futuro. “La planificación estratégica a largo plazo puede conllevar muchos beneficios” destaca Steve Prentice, vicepresidente de Gartner. “Más de 50% de las empresas que han perdido posiciones en el mercado no llevaron a cabo un plan a largo plazo. Las que sí lo hicieron, de media, establecieron estrategias a 16 años vista. El 80% de las compañías que consiguieron mejores resultados, implantaron una estrategia de planificación a muy largo plazo, de una media de 22 años”.

Gartner afirma que una estrategia de planificación a largo plazo requiere de “un ejercicio de colaboración” entre la alta dirección de gestión y los directores. El estudio revela que los CFO son la primera elección de los CEO para planificar el futuro de la empresa.

En términos generales, casi el 40% de los encuestados eligió al director financiero ya sea como primera, segunda o tercera opción. Por detrás se sitúa el director de estrategia (27%) y el consejo de administración (26%). Sólo el 17% se decantó por los CIO como primera, segunda o tercera opción, por detrás del director de marketing (18%), el director de operaciones (20%), el presidente (20%) y el presidente propietario (23%).

 “Para los CIO, es clave ser considerados como colaboradores y asesores en relación a los cambios de las empresas y a la implantación de tecnologías. Deben evaluar seriamente su posición dentro de la empresa”, explica Prentice. “Deben posicionarse como personal informado y con objetivos innovares, que entienden el papel que jugarán las tecnologías disruptivas en los negocios en los próximos 10 ó 20 años, y que pueden ser una contribución esencial en las actividades a desarrollar a medio y largo plazo. Tienen que tener una visión a largo plazo e identificar, explorar y experimentar con las tecnologías potencialmente disruptivas y entender la capacidad de las TIC, siendo capaces de demostrar y articular el impacto que pueden tener en las empresas”. 

Redacción

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos