Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La virtualización de escritorio avanza a buen ritmo en las empresas españolas

  • Estrategias digitales

pyme movilidad coworking

Según Sistel, esta tecnología está muy presente en el sector de gestión, oficina tradicional y empieza a coger fuerza en el área de producción, sobre todo en los entornos de diseño y carga gráfica como el 3D.

Durante el próximo trienio, el 65% de las empresas modificarán sus puestos de trabajo. Así opina la consultora de TI Sistel, quien asegura que la virtualización del escritorio empieza a ser una realidad en las organizaciones españolas, incluidas entre las industriales. Según Nicolás López, responsable de esta área en la compañía, “el PC está muerto en la empresa, y está siendo desplazado por las tecnologías emergentes como los thin client, las tablets y los dispositivos móviles”. Incluso en un ámbito industrial, añade, “la virtualización de las workstations es ya una realidad y las instalaciones que estamos realizando superan con creces su capacidad y potencia, añadiendo las ventajas que ofrece la virtualización”. De hecho, la industria está muy presente en las áreas de gestión, de oficina tradicional, y empieza a coger fuerza en el área de la producción, sobre todo en los entornos de diseño y carga gráfica como el 3D.

Quizá te interese...

Barómetro del emprendimiento de éxito en España

Aumenta la colaboración en DevOps y mejora el rendimiento

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

La transformación de Big Data: por qué el cambio es bueno para tu negocio

Según Sistel, la virtualización del puesto de trabajo es una opción clara en las empresas más grandes, las que cuentan con más de 200 puestos de trabajo. En ellas se trabaja con thin clients tanto en las oficinas como en la planta de producción. La ubicuidad, la seguridad, la reducción de costes y la mejora de la gestión son los principales factores de decisión de las empresas a la hora de realizar un despliegue de puestos de trabajo virtual. La ubicuidad es también sinónimo de productividad y capacidad de respuesta. “La información está ahora en la nube, es accesible desde cualquier lugar y además está más segura, protegida y redundada, lo que permite no perderla en caso de desastre”, añade López.

Otra de las ventajas que supone la virtualización es la mejora de la gestión del hardware, puesto que las empresas ya no tienen que administrarlo uno por uno. Las actualizaciones no se realizan equipo a equipo, sino desde el centro de datos para todos los empleados. “Los cambios de sistemas operativos, la actualización de programas y de las ampliaciones de memoria pasan a la historia. Además, con los thin client las empresas reducen su factura eléctrica y se hacen más sostenibles, ya que un PC consume entre 150-200 vatios y un thin client entre 8-15 vatios”, concluye el directivo.