Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

2018, año decisivo para llevar a cabo la transformación de las empresas

  • Estrategias digitales

tendencias tecnologia

Los próximos doce meses serán decisivos para aquellas compañías que quieran ser líderes en la era digital. Así lo cree DXC Technology, que asegura que ha llegado el momento para planificar, preparar y ejecutar su transformación. La firma identifica las seis tendencias que presentan oportunidades para la empresa digital.

La inteligencia artificial, la analítica y la ciber-resiliencia impulsarán la próxima ola de disrupción, de agilidad y de productividad en la empresa digital, según DXC. Son algunas de las tendencias tecnológicas que el próximo año pueden marcar la diferencia entre las empresas, ya que permiten abordar el viaje digital y aprovechar las oportunidades que se le presuponen.

Quizá te interese...

Por una Transformación Digital segura (IT Webinar)  

Cómo debe ser el Centro de Datos de Nueva Generación

Cómo mejorar la analítica de tu banco digital y optimizar la experiencia de usuario

7 sugerencias para mejorar la carga de tu web o app

Cómo superar los desafíos de TI en las pequeñas empresas

La empresa digital: transformando las TI con nuevas infraestructura

En opinión de su director de tecnología, Dan Hushon, "es un año de transición para la mayoría de las empresas, debido a que es el momento en el que tendrán que abordar su estrategia digital y comenzar a aplicarla de manera más amplia”.

Este experto en TI identifica como tendencias para 2018 las siguientes:

Restablecimiento de plataformas en la empresa. La realización de un agresivo movimiento hacia las plataformas comunes de TI permitirá a las empresas responder a los cambios del mercado de forma más rápida, ser más productivas y tomar decisiones sobre la base de una mejor información. Estas plataformas online comunes son ricas en cuanto a analítica, siguen el flujo de la información del negocio y ofrecen un entorno dinámico para alojar productos y servicios.

Además, permiten desplazar su esfuerzo hacia la personalización, pasando de la infraestructura a las aplicaciones de vanguardia, y mejorar la experiencia de los usuarios de tecnología. Las plataformas proporcionarán no solo una base para mejorar los procesos, sino también la telemetría y los conocimientos. Los “smart adopters” pueden favorecer una aceleración en el negocio entre dos y cinco veces mayor.

La guerra por el talento digital es fuerte y creativa. La principal reestructuración digital de la empresa tendrá como primer indicio un cambio significativo en la demanda de capacidades, que abarca desde el uso de ordenadores hasta la integración, análisis y gestión de la información. Estas capacidades digitales son increíblemente escasas y la demanda es alta.

Para aumentar el nivel partiendo de un grupo finito de talentos y maximizar la productividad, las empresas necesitarán aprovechar las plataformas de trabajo distribuidas basadas en equipos que utilizan el aprendizaje automático, la automatización inteligente, el procesamiento del lenguaje natural y otras tecnologías para impulsar la productividad. Además, técnicas como el crowdsourcing, la aportación de equipos propios, incubadoras y la adquisición de talentos estratégicos a través de acquihires, van en aumento a fin de propiciar el acceso al talento. Será precisamente el talento el que decidirá quién ganará y perderá en la próxima década.

La empresa cuantificada: dejar de adivinar para comenzar a medir. El pasado año los CTOs de DXC pronosticaron que en 2017 se produciría el auge de la máquina inteligente. En la actualidad, los responsables de la toma de decisiones empresariales afirman que la inteligencia artificial (IA) es fundamental para el éxito futuro de sus organizaciones. En 2018, las empresas utilizarán el "extractor de datos" de sus sistemas digitales para "cuantificar el negocio". Las empresas, que se han visto obligadas a reconsiderar los grandes datos utilizarán técnicas avanzadas de aprendizaje automático para tomar mejores decisiones con menos datos.

Las empresas se fortalecen a través de la ciber-resiliencia. Las empresas se centrarán en ser aún más resilientes frente a las amenazas, mediante la planificación y la práctica de ataques cibernéticos, así como a cualquier posible amenaza comercial, como desastres naturales o errores humanos. Los objetivos son la mejora continua y la antifragilidad: fortalecerse cuando ocurren los ataques, no solo sobrevivir a ellos.

Las empresas crecen a través de extensiones de negocio digitales. El núcleo digital proporcionará a las empresas una base escalable y rica en información. Las extensiones de la empresa digital aprovecharán dicha información y sus diferentes niveles, ampliando las capacidades digitales a todas las facetas de la organización, especialmente a los nuevos mercados y negocios. Para obtener una ventaja competitiva será clave garantizar que todas las estrategias funcionales dispongan de los mecanismos establecidos para tener en consideración las extensiones digitales y el flujo natural de la información ampliada.

Para hacer las extensiones digitales correctas, las empresas necesitan un "flujo inverso estratégico" desde las capacidades digitales hacia la estrategia corporativa e, idealmente, a todas las estrategias funcionales (por ejemplo, marketing, fabricación, logística).

La inteligencia artificial se vuelve más inteligente y práctica. La inteligencia artificial proseguirá siendo un elemento diferenciador para las organizaciones líderes. La IA aumenta el aprendizaje continuo y el proceso de mejora, respalda un negocio basado en datos y proporciona una plataforma para la gestión de millones de ordenadores. Entre otros avances se incluyen, por ejemplo, el IoT, los sistemas de información para empleados, los sistemas de asesoramiento clínico, la generación automatizada de contenido, así como el reconocimiento y captura de imágenes. En última instancia, la inteligencia artificial continuará haciendo realidad lo que anteriormente se consideraba "ciencia ficción", pero la IA no será consciente de sí misma a corto plazo.