Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Transparencia y accesibilidad, entre las asignaturas pendientes de Europa en e-Administración

  • Estrategias digitales

consejo de administración

El estudio eGovernment Benchmark 2017 de la Comisión Europea ilustra la necesidad más transparencia y de servicios públicos electrónicos más accesibles y convenientes. No obstante, Europa sigue progresando en este ámbito, y 3 de cada 5 servicios se ofrecen ya por Internet.

Europa progresa en administración electrónica, con una oferta cada vez más amplia de servicios públicos que se ofrecen por Internet. Según el estudio "Benchmark Measurement of European eGovernment Services" publicado por la Comisión Europea y realizado por Capgemini en colaboración con otras importantes entidades del campo de la innovación digital,  3 de cada 5 ya se ofrecen por este canal y más de la mitad son accesibles vía móvil.

Quizá te interese...

Por una Transformación Digital segura (IT Webinar)  

Cómo debe ser el Centro de Datos de Nueva Generación

Cómo mejorar la analítica de tu banco digital y optimizar la experiencia de usuario

7 sugerencias para mejorar la carga de tu web o app

Cómo superar los desafíos de TI en las pequeñas empresas

La empresa digital: transformando las TI con nuevas infraestructura

La edición 2017 del estudio (la decimocuarta) pone de relieve que los gobiernos siguen incrementando cuantitativamente su oferta de servicios electrónicos, pero señala que es necesario que adopten medidas cualitativas si quieren mejorar la experiencia general de los servicios digitales, por ejemplo, una mayor transparencia en los procedimientos de tramitación y la cumplimentación automática de formularios electrónicos con datos personales.

En líneas generales, las iniciativas de administración electrónica en Europa están avanzando en la buena dirección. En este sentido, se ha progresado considerablemente en movilidad, ya que los ciudadanos pueden acceder mediante dispositivos móviles a más de la mitad de los servicios frente al 27% en 2015. El grado de orientación al usuario de los servicios públicos europeos alcanzó un promedio del 85% en 2016 (frente al 72% en 2012, en los ámbitos medidos de forma constante durante los últimos años), lo que indica un nivel de madurez en disponibilidad de servicios electrónicos y en posibilidad de interacción entre ciudadanos y las administraciones públicas.

También ha avanzado, aunque de manera más leve, la disponibilidad de servicios electrónicos para uso transfronterizo. No obstante, el estudio dice al respecto que la aplicación ampliada de la Directiva eIDAS, que establece un marco común para las firmas electrónicas en la UE y las pautas para los servicios de confianza relativos a las transacciones electrónicas, contribuirá a impulsar el acceso a información y servicios para los ciudadanos de la UE que vayan a poner en marcha un negocio o realicen estudios en el extranjero.

Para dar el siguiente paso, los autores consideran que es prioritaria la adopción de medidas de transparencia y la inversión en mecanismos que faciliten el acceso electrónico, como el de identificación electrónica (eID) y las fuentes de autenticación aptas para la reutilización de los datos. En términos de transparencia, las administraciones públicas deben velar por la claridad de la información que se va dando al usuario a lo largo del proceso de gestión del servicio, de sus responsabilidades y actuaciones y sobre el uso de datos personales. Respecto a mecanismos de acceso, como la eID y las fuentes de autenticación, queda bastante espacio de mejora: el progreso experimentado en los dos años entre una y otra medición ha sido muy modesto. Por ejemplo, el uso de la eID solo es posible en uno de cada dos servicios públicos europeos (52%) y la cumplimentación automática de formularios con datos de usuario que ya tiene la administración se mantiene en el 47%.

Este documento analiza cuál es el estado de la transformación digital de las administraciones públicas europeas y su grado de avance con respecto al cumplimiento de los objetivos marcados. Para ello, se han examinado más de 10.000 portales de los países UE28+ y evaluado la cantidad y la calidad de los servicios electrónicos en relación con cuatro entornos de los ciudadanos: inicio de un negocio, pérdida o búsqueda de un empleo, estudios y vida familiar.