Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Riesgos que surgen de la digitalización de los entornos de trabajo... y cómo superarlos

  • Estrategias digitales

digitalizacion

Los entornos de trabajo digitales se están imponiendo en clara sintonía con el avance de los procesos de digitalización de las empresas. Sin embargo, traen con ellos retos que conviene conocer para poder resolverlos.

  Quizá te interese...

Un estudio global hecho público esta misma semana por Aruba repasa los beneficios de disponer de entornos de trabajo digitales tanto para las empresas como para los empleados.

El estudio, del que hablábamos hace unos días, destaca las ventajas que reporta trabajar en un entorno digital no sólo en cuanto a productividad, sino también en aspectos como la satisfacción y motivación del empleado.

Además, señala que los empleados están entusiasmados con la nueva tecnología y desean que sus gestores les proporcionen más. Casi todos los encuestados (93%) afirmaron que su lugar de trabajo mejoraría a través de un mayor uso de la tecnología, mientras que el 64% dijo que su compañía quedaría rezagada frente a la competencia si no se implementan nuevas tecnologías. La misma proporción (64%) cree que la oficina tradicional se volverá obsoleta debido a los avances en la tecnología.

De forma global, el 69% de los encuestados dijo que sus empresas invirtieron en herramientas digitales en el lugar de trabajo en el último año, y crece el interés en una nueva generación de tecnologías que incluyen herramientas inteligentes que automatizan los controles de temperatura y la iluminación (24%), activación por voz, tecnología AV e inalámbrica (23%), y aplicaciones móviles corporativas personalizadas (23%). 

La mayoría de los encuestados también afirmó que la tecnología digital daría como resultado un entorno de trabajo más eficiente (56%), más colaborativo (52%) y más atractivo (47%).

Aunque las ventajas de los lugares de trabajo digitales son amplios, el estudio también reveló que la ciberseguridad es un desafío para los empleadores.

Aunque los empleados reportaron niveles más altos de concienciación sobre ciberseguridad (el 52% piensa en la seguridad a menudo o diariamente), también admitieron correr más riesgos con los datos y los dispositivos de la compañía, y el 70% admitió comportamientos de riesgo, como compartir contraseñas y dispositivos.

Además, una cuarta parte (25%) de los empleados se ha conectado a Wi-Fi abierto potencialmente inseguro en los últimos doce meses, un 20% dijo que usa la misma contraseña en varias aplicaciones y cuentas, y el 17% admitió anotar contraseñas para recordarlas.

Según Aruba, las empresas deben adaptarse para aprovechar los beneficios de la nueva tecnología digital del lugar de trabajo y, al mismo tiempo, minimizar los riesgos de seguridad y, en este sentido, recomienda que las organizaciones tomen las siguientes medidas:

- Adoptar una estrategia digital en el lugar de trabajo: los departamentos de TI deben trabajar con los gerentes comerciales, los usuarios finales y otras partes interesadas para definir una hoja de ruta para la evolución de su lugar de trabajo digital. Esto incluye ir más allá de las tecnologías establecidas para implementar nuevas herramientas como sensores inteligentes y aplicaciones móviles personalizadas que crearán experiencias de trabajo cada vez más personalizadas.

- Construir espacios de trabajo digitales colaborativos: las empresas deben pensar cómo el lugar de trabajo digital se extiende más allá de su oficina central para apoyar a los trabajadores remotos, socios y clientes. Los responsables de TI deben planificar e invertir en un entorno de trabajo sin fronteras.

- Incorporar la seguridad desde cero: las empresas deben diseñar el lugar de trabajo digital con la seguridad como parte integral del diseño, teniendo en cuenta el papel del error humano y de los ciberdelincuentes. Para lograr una seguridad óptima que se pueda adaptar a los cambios y las incógnitas, la TI debe considerar las tecnologías emergentes en las redes, la computación en la nube, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.