Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Los vehículos autónomos reducirán a la mitad los ingresos por reparación de colisiones

  • IT User

vehículo autónomo

Este mercado, que en 2015 representó unos 5.600 millones de dólares, podría disminuir a los 2.700 millones en 2030 y caer a los 1.400 millones en 2040.

Según un nuevo informe del Manufacturing Institute Automotive Center de KPMG, los OEM verán cómo se reduce sustancialmente (48%) su lucrativo negocio de piezas de colisión como consecuencia de la proliferación de los vehículos autónomos. De hecho, la consultora estima que los ingresos de reparación de colisiones, que en 2015 representó unos 5.600 millones de dólares, podría disminuir a los 2.700 millones en 2030 y caer a los 1.400 millones en 2040.

Quizá te interese...

Barómetro del emprendimiento de éxito en España

Aumenta la colaboración en DevOps y mejora el rendimiento

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

La transformación de Big Data: por qué el cambio es bueno para tu negocio

Este análisis señala que, a pesar de representar menos del 3% de los ingresos de los OEM, las piezas de colisión representan una media de entre el 10 y el 20% de sus beneficios operativos. Así, sobre la base del impacto en los ingresos, los OEM pueden esperar una reducción del 4 al 9% en las ganancias operacionales para 2030 y una reducción del 13% para 2040.

“Los OEM ya han comenzado a lidiar con los desafíos de diseño e ingeniería relacionados con los vehículos autónomos”, comenta Gary Silberg, analista de automoción de KPMG. “Y mientras que su foco puede estar en traer los primeros vehículos autónomos al mercado, necesitan hacerlo también con la disminución en la demanda de piezas de colisión que se espera que estos vehículos más seguros traigan, reduciendo el error del conductor y bajando las tasas de accidentes”, añade.

Sorprendentemente, la mayoría de los OEM esperan vender este tipo de automóviles entre 2020 y 2025, si no antes. A medida que los sistemas avanzados de asistencia al conductor se vuelven más frecuentes en los vehículos, las tasas de accidentes podrían disminuir, según la consultora, en más del 60% para 2030 y el 80% en 2040, lo que a su vez podría resultar en una caída del 50% en el mercado de reparaciones en los próximos quince años.

En palabras de Tom Mayor, director de Estrategia para la práctica de la Manufactura Industrial de KPMG, “los OEM necesitan implementar planes agresivos para dimensionar las estructuras de costes de piezas de colisión de tamaño correcto e identificar nuevos flujos de ingresos. Esto mantendrá a todos sus stakeholders y distribuidores, al tiempo que maximizará el soporte de la sala de exposición para ADAS y la autonomía”.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos