Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La educación del futuro será más personalizada, interactiva y colaborativa

  • IT User

North Lindsey educacion caso practico

Los centros educativos tienen grandes aspiraciones con respecto al aprendizaje digital, aunque más de la mitad luchan por mantenerse al día en el cambio tecnológico. Por ejemplo, ocho de cada diez escuelas aún deben invertir en aspectos básicos como la conectividad de red y los ordenadores escolares.

“El camino hacia el aprendizaje digital” es el nombre del estudio que acaba de hacer público Fujitsu, en el que muestra que el sector de la educación también se encuentra inmerso en una transformación digital profunda. El documento aborda el estado de la educación digital en el mundo a partir de una encuesta realizada a 600 líderes tecnológicos en escuelas, colegios y universidades.

Quizá te interese...

Impacto económico del desarrollo de aplicaciones de negocio con ServiceNow

Cómo seleccionar e implementar una solución de BI y Analítica

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

II Termómetro del mercado de medianas empresas en España

Los 20 principales proveedores de soluciones APM

Según éste, las instituciones educativas tienen grandes aspiraciones en el uso de soluciones digitales que hagan que su aprendizaje sea más personalizado, interactivo y colaborativo. No obstante, muchas de ellas se ven frenadas por la complejidad, ya que están obstaculizadas por los viejos sistemas de TI, así como frustradas por la falta de recursos. De ahí que la mayoría de las escuelas todavía tengan un largo camino por recorrer antes de estar listos para invertir en tecnologías más avanzadas, como las aplicaciones basadas en la nube o la realidad virtual y aumentada.

Por otro lado, la gran mayoría de los encuestados reconoce el papel que la tecnología desempeña en apoyar la educación y crear igualdad de oportunidades. Un 94% cree que un aprendizaje personalizado es “importante” o “muy importante”, y un 84% siente el deber de preparar a sus estudiantes para un futuro digital. Al mismo tiempo, estos centros educativos se ven bajo la presión de responder a las expectativas de los padres y estudiantes y mantenerse competitivos. De ahí que el estudio refleje que más de tres cuartas partes de los encuestados (77%) esperan convertirse en instituciones digitales de excelencia en los próximos cinco años. Sin embargo, en muchos casos, el aprendizaje digital aún está lejos de ser una realidad. Alrededor del 87% de las escuelas primarias y secundarias todavía no proporcionan ningún dispositivo a los alumnos y, cuando lo hacen, la media de uso es de tres personas por cada uno.

Mientras tanto, los profesores luchan por mantenerse al día con respecto a los estudiantes en cuanto a sus conocimientos digitales. Aunque tienen objetivos ambiciosos para el aprendizaje digital, más de la mitad (51%) admite que es difícil estar actualizado ante tantos cambios tecnológicos. De hecho, un 54% califica la alfabetización digital de sus alumnos como “excelente” o “buena”, y un 88% afirma que mejorar la competencia digital para el personal docente es una prioridad para el próximo año.

Y a todo esto se añade otro desafío: las infraestructuras con las que cuentan. La mala conectividad a la red, y el hardware y software antiguo son quebraderos de cabeza para muchos departamentos de TI educativos, que buscan encontrar la combinación adecuada entre dispositivos, infraestructura y aplicaciones. De ahí que la seguridad y el equilibrar el acceso sea una prioridad para el 97% de los líderes de TI en el sector educativo y casi nueve de diez escuelas reconocen la necesidad de centrarse en revisar o mejorar la fiabilidad y robustez de los dispositivos y sistemas. Sin embargo, los limitados presupuestos y recursos de TI retienen a más de la mitad (54%). Y, además, ese dinero se suele invertir en cuestiones básicas. Por ejemplo, el 87% lo hará en desplegar redes inalámbricas en los próximos doce meses.