Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La productividad de las fábricas inteligentes crecerá un 27% en el próximo lustro

  • IT User

industria conectada

En los últimos cinco años, el 56% de las empresas consultadas ha invertido cien millones de dólares o más en el desarrollo de fábricas inteligentes y un 20% ha realizado inversiones de, al menos, 500 millones de dólares.

La consultora Capgemini ha dado a conocer las conclusiones de su informe Smart Factories, según las cuales las empresas industriales estiman que, gracias a sus inversiones en digitalización, la productividad de sus plantas crecerá un 27% en los próximos cinco años, lo que representaría una aportación de 500.000 millones de dólares a la economía mundial.

Quizá te interese...

Barómetro del emprendimiento de éxito en España

Aumenta la colaboración en DevOps y mejora el rendimiento

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

La transformación de Big Data: por qué el cambio es bueno para tu negocio

En concreto, la fábrica inteligente hace uso de diferentes tecnologías digitales, como el Internet de las Cosas, la analítica de macrodatos, la inteligencia artificial y la robótica avanzada, con el objetivo de aumentar su productividad, eficiencia y flexibilidad. Entre sus procesos más destacables, estos entornos usan robots colaborativos, incorporan componentes de realidad aumentada y utilizan tecnologías que envían avisos de alerta cuando necesitan mantenimiento. Según el estudio de Capgemini, las empresas consultadas estiman que, para finales de 2022, el 21% de sus plantas serán inteligentes. Muy probablemente, los sectores que lideren esta transición serán el aeroespacial, la defensa, la producción industrial y la automoción.

El informe también establece que, gracias a la mejora de la productividad y a una mayor flexibilidad, las fábricas inteligentes experimentarán una reducción significativa de sus costes de explotación. Por ejemplo, según sus estimaciones, un fabricante tipo de automóviles podría mejorar hasta un 40% su margen operativo gracias a la reducción de los gastos logísticos y de materiales, el aumento de la eficiencia de los equipos y la mejora de la calidad productiva. Asimismo, el estudio señala que la mayoría de las empresas consultadas ya están acometiendo la digitalización de sus plantas en diferentes grados de implementación; y sólo el 16% afirma que no ha puesto en marcha ninguna iniciativa de digitalización o que no tiene planes en un futuro próximo para transformar sus plantas en fábricas inteligentes.

En este contexto, la mitad de las compañías consultadas de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido ya trabajan con fábricas inteligentes, frente al 28% de la India o el 25% de China. Se observa también una clara diferencia entre sectores: dos tercios de las organizaciones dedicadas a la producción industrial y del sector aeroespacial y de defensa tienen en marcha iniciativas de fábricas inteligentes, mientras que poco más de un tercio de las inscritas en ciencias de la salud y biotecnología está empleando tecnología digital y abriendo su negocio a la innovación industrial.

Por otro lado, el estudio revela que las inversiones en fábricas inteligentes se están multiplicando. De hecho, en los últimos cinco años, más de la mitad (56%) de las empresas consultadas ha invertido cien millones de dólares o más en el desarrollo de fábricas inteligentes y un 20% ha realizado inversiones de, al menos, 500 millones de dólares. Sin embargo, sólo una pequeña proporción de las compañías estudiadas (6%) se encuentra en un grado avanzado de digitalización de la producción y, en la misma línea, sólo el 14% considera sentirse “satisfecha” con el éxito alcanzado.

Actualmente, la proyección más conservadora de las empresas es que el 21% de sus plantas serán inteligentes a finales de 2022. Al tiempo que aumenten las iniciativas de transformación digital de las fábricas y crezcan los beneficios, también se espera un aumento de las inversiones en digitalización. Por su parte, la estimación más optimista señala que más de la mitad (60%) de las fábricas podrían ser inteligentes a finales de 2022 y que el aumento de la productividad aportaría hasta 1,5 billones de dólares a la economía mundial.

Por último, el estudio confirma que el cambio a la fábrica inteligente supondrá la reducción de los costes laborales directos. No en vano, las organizaciones prevén que éstos se reduzcan un 25% en los próximos cinco años. Si bien el pronóstico a corto plazo es pesimista para los puestos de trabajo no cualificado con salarios más bajos, muchas reconocen la gran importancia de la especialización y están actuando en consonancia: más de la mitad (54%) está proporcionado formación en competencias digitales a sus empleados y un 44% está invirtiendo en talento externo para cubrir el gap. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos