Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Las ventas de sensores médicos desechables conectados crecerán un 30% interanual hasta 2022

  • IT User

e-salud

Actualmente este tipo de dispositivos, sin transmisores inalámbricos incorporados, ya son comunes en aplicaciones de monitorización continuo de glucosa, por ejemplo; pero su potencial puede ir mucho más allá.

La tecnología sigue revolucionando el sector sanitario, con la llegada de nuevos dispositivos que ayudan a mejorar el cuidado de los pacientes. En este caso, ABI Research confirma en su último informe sobre salud la aparición de una nueva generación de sensores desechables y conectados cuya adopción se está generalizando impulsada por el desarrollo continuo de aplicaciones de monitorización remota de pacientes. Combinado con su uso en hospitales y clínicas, las ventas de sensores de un solo uso capaces de transmitir datos de los pacientes de forma inalámbrica superarán los 3,5 millones de unidades en 2022, con una tasa de crecimiento anual compuesta del 30% hasta ese año.

Quizá te interese...

El entorno de la pyme en 2017

Cómo ser flexible y apto para la transformación digital

Cómo lograr el éxito en la gestión del rendimiento empresarial y la Inteligencia de negocio

Impacto económico del desarrollo de aplicaciones de negocio con ServiceNow

Rendimiento digital: la importancia para el retailer

Informe e-Pyme 2016

 

“Los materiales desechables ya son una característica de la atención médica en todo el mundo y los sensores médicos tendrán que encajar en ese mundo”, opina Jonathan Collins, director de investigación de ABI Research, para quien los esfuerzos ya en marcha prometen un progreso considerable en los próximos años. “Su potencial para ampliar y simplificar los beneficios de la monitorización remota de pacientes ayudará a impulsar la adopción de ambos”, añade.

Según la consultora, los sensores desechables, sin transmisores inalámbricos incorporados, ya son comunes en aplicaciones de monitorización continuo de glucosa, por ejemplo; pero su potencial puede ir mucho más allá. Son compatibles con aplicaciones que incluyen el rastreo de medicamentos, la temperatura, la frecuencia cardiaca y la oximetría de pulso, así como la monitorización de actividad, movimiento o post-cirugía.

En este sentido, ABI Research llama la atención sobre la inversión que están haciendo en este campo tanto compañías grandes, como Philips Healthcare, Medtronic o Qualcomm Life, hasta otras más pequeñas como GenTag y Proteus Digital Health. Todas ellas, además, está considerando la implementación de protocolos inalámbricos como Bluetooth, NFC y otros.

A juicio de Collins, “lo que estas y muchas otras empresas comparten es la comprensión de que los flujos de trabajo de atención médica y pagos de reembolso ya están empapados en el amplio uso de dispositivos desechables”. Por eso, el directivo opina que, de aquí a 2022, “será un momento clave para estos vendedores y otros para abordar la complejidad técnica y del ecosistema alrededor de la conectividad de los sensores desechables”. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos