Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Los sensores de última generación mejorarán las capacidades de smartphones y wearables

  • Movilidad

smartwatch

La aparición de nuevas tecnologías de sensores impulsará nuevas oportunidades de crecimiento en sectores como el militar y defensa, el industrial, el medio ambiente y la salud, según el equipo de TechVision de Frost & Sullivan.

Los sensores de última generación están a un paso de influir en el mercado de los teléfonos inteligentes y wearables. Esto es así porque, por un lado, se está produciendo un aumento de la inteligencia, la facilidad de integración, la integración en tiempo real y las características de miniaturización de esta tecnología, lo que puede generar nuevas oportunidades. Sin embargo, la privacidad y la seguridad de los datos siguen siendo factores clave que impiden su adopción generalizada. En cualquier caso, los avances en sensores están creando oportunidades para que los fabricantes exploren una amplia gama de aplicaciones que permitan el auge de la investigación y el desarrollo en un entorno dinámico y de ritmo acelerado.

“Los sensores se han convertido en sofisticados sistemas críticos, que no son sólo componentes; pueden proporcionar movilidad, conectividad y conocimiento del contexto para reunir y compartir información”, afirma Jabez Mendelson, analista senior de investigación del equipo de TechVision de la consultora Frost & Sullivan. Para el directivo, “los sensores avanzados potenciarán el Internet de las Cosas y el Internet de Todo. Las plataformas de sensores de próxima generación emergerán como el facilitador clave del desarrollo de productos, la innovación y la comercialización de dispositivos wearables e inteligentes”.

Precisamente, con la integración de esta clase de sensores avanzados, los smartphones y wearables impulsarán su aplicación en varios sectores como el militar y defensa, donde la integración de sensores químicos en wearables ayudará a la detección de armas químicas, explosivos y gases tóxicos; el industrial, donde la integración de sensores bioquímicos ayudará al personal a someter a los gases tóxicos; el medio ambiente, donde se podrá monitorizar y analizar de manera más económica; y la salud, donde los biosensores pueden desempeñar un papel vital para proporcionar las respuestas psicológicas y la condición corporal de las personas.

Para Mendelson, hay empresas que ya están dando pasos en este sentido como StretchSense, con sensores blandos que pueden utilizarse en wearables de próxima generación; Empatica, con su reloj inteligente para detectar señales fisiológicas en tiempo real; FLIR Systems, con imágenes térmicas y otras tecnologías de sensores habilitadas para smartphones; o Blocks Wearables, con su reloj inteligente de arquitectura de plataforma abierta modular. “Estas compañías están respondiendo a las necesidades no satisfechas y obteniendo una ventaja disruptiva aprovechando diversas oportunidades de negocio en el mercado”, concluye el directivo.

Recomendaciones que te puedan interesar…

Transforme su almacenamiento en un servicio altamente disponible

¿Cuál es el nivel de digitalización de autónomos y pymes españolas?

BBVA adopta las cualidades de monitorización de Dynatrace

Moderniza la analítica de tu eCommerce y mejora la experiencia de usuario

Inspiración para pymes: cómo encontrar la tecnología adecuada

11 consejos para mejorar el rendimiento de SharePoint

Estado Global de la Seguridad de la Información 2016

Caso de éxito: Williams agiliza la toma de decisiones

Almacenamiento definido por software: principales beneficios