Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Las ventas de las marcas chinas impulsan el sector de los smartphones

  • Movilidad

Huawei movil

En concreto, durante el primer trimestre del año, se comercializaron 338,9 millones de unidades en todo el mundo, un 5,6% más que los 320,9 millones de unidades del primer trimestre de 2016.

La consultora IHS Markit ha presentado su informe sobre el mercado mundial de smartphones correspondiente al primer trimestre del año, según el cual el sector continúa su recuperación impulsado por las ventas, sobre todo, de terminales de compañías chinas. En concreto, durante este periodo, según la empresa, se comercializaron 338,9 millones de unidades, un 5,6% más que los 320,9 millones de unidades en el primer trimestre de 2016.

Quizá te interese...

Barómetro del emprendimiento de éxito en España

Aumenta la colaboración en DevOps y mejora el rendimiento

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

La transformación de Big Data: por qué el cambio es bueno para tu negocio

Samsung continuó liderando el mercado, con unas ventas de 79,1 millones de unidades, lo que supone un aumento del 0,1% interanual. Le sigue Apple, con 50,8 millones de teléfonos vendidos, un 0,8% menos que hace un año. Por su parte, los fabricantes chinos capturaron siete de las ocho posiciones restantes del Top 10. Sobre todo, destaca el papel de las marcas Oppo, que comercializó 28,1 millones de unidades y un 67,3% más; Vivo, con 22,5 millones de unidades y un 56,3% más; y Huawei, con 34,6 millones de unidades y un 21,7% más.

El informe de IHS Markit también hace referencia a la innovación que se produjo durante el primer trimestre del año en cuanto a la relación de aspecto de la pantalla. Tanto LG como Samsung introdujeron nuevos dispositivos con pantallas 18:9 muy grandes, con pequeños biseles circundantes, que cambian la forma en que los usuarios interactúan con sus dispositivos. El consumo de contenido es la razón principal de este nuevo diseño de pantalla, lo que permite una experiencia de vídeo y juegos más inmersiva. Los resultados del segundo y tercer trimestre mostrarán si los clientes responden positivamente al nuevo factor de forma, ya que el LG G6 y el Samsung Galaxy S8 se lanzaron demasiado tarde en el trimestre como para impactar en los resultados actuales.

Por otro lado, según este análisis, Apple ha demostrado que sus nuevos iPhones integran suficientes innovaciones y nuevas características para impulsar las ventas y seguir siendo exitosas en el mercado. Ahora bien, la compañía también es capaz de vender dispositivos antiguos por un periodo prolongado. Por ejemplo, el iPhone 6s y 6s Plus se encontraron entre los modelos más vendidos en 2016.

El Samsung Galaxy S7 Edge y S7 ocuparon el quinto y noveno lugar, respectivamente. Los dos dispositivos superaron a sus predecesores inmediatos, S6 y S6 Edge. De hecho, los envíos combinados de S7 y S7 Edge en 2016 fueron 10 millones más altos que S6 y S6 Edge en el mismo periodo. Asimismo, Samsung consiguió meter a cinco de sus modelos entre los diez primeros smartphones más vendidos en 2016. Excluyendo los mencionados S7 y S7 Edge, los tres modelos restantes pertenecen a su serie J de gama media.

Por su parte, Huawei, el tercer mayor fabricante de teléfonos inteligentes después de Apple y Samsung, no tuvo modelos entre los diez primeros. Al igual que Samsung, sigue dirigiéndose a múltiples segmentos de precios de teléfonos inteligentes, ya sea con sus propios teléfonos Huawei o con los de su submarca Honor. En el segmento premium, el P9 de Huawei se encontraba entre sus cinco modelos de smartphones más vendidos en 2016, con un rendimiento superior al de los buques insignia anteriores.

Finalmente, el fabricante chino Oppo tenía un modelo entre los diez primeros. En 2016, Oppo registró un crecimiento del 109% en ventas de teléfonos inteligentes para convertirse en el cuarto mayor fabricante, frente al séptimo puesto en 2015. A diferencia de Huawei, tiene una cartera de productos más pequeña y opera en menos lugares. No en vano, el 80% de sus ventas en 2016 fueron dentro del mercado nacional de China.