Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La virtualización de datos es clave para el éxito de los negocios

  • Opinión

El entorno cada vez más global y competitivo en el que nos movemos, exige una flexibilidad nunca vista a la hora de adaptar nuestro negocio a nuevas tendencias, así como a la hora de relacionarnos con clientes, proveedores y empleados.

En este sentido, la virtualización de datos es clave, ya que nos permite acceder a las más diversas fuentes de datos y obtener la inteligencia de negocio necesaria para llevar a cabo la transformación digital en nuestra empresa.

Y es que la información clave para las empresas ha dejado de residir en sus infraestructuras internas, y cada vez es más necesaria una escucha activa del entorno para identificar incidencias o tendencias con el fin de poder adaptar nuestros productos y servicios a cada situación.

Sin embargo, a primera vista nos encontramos con dos retos fundamentales: la inmensa variedad de fuentes de datos disponibles (Hadoop, NoSQL o bases de datos tradicionales, entre otras), y la gran variedad de tipos de datos a integrar (desde los más estructurados, como en una base de datos, hasta los más desestructurados, como un correo electrónico, o ficheros PDF, pasando por las propias redes sociales...). En este sentido, la virtualización de datos es clave, ya que nos ayuda a optimizar todos los procesos para poner el conocimiento en las manos más adecuadas dentro de nuestro negocio, con el fin de poder tomar las mejores decisiones.

Nótese, sin embargo, que la virtualización de datos no está relacionada con virtualización de servidores o de aplicaciones, sino que va más allá del hardware o la capa de presentación para centrarse en la materia prima: los datos.

Virtualización de datos: cómo funciona
Básicamente, la virtualización de datos se compone de tres pasos: conectar, combinar y publicar. El primer paso nos permite conectar con tantas fuentes de datos como necesite nuestro negocio. Esta integración ya supone una gran ventaja, porque podemos explotar la información desde grandes Data Warehouses estructurados y gestionarlos estratégicamente de forma centralizada. En esta fase conectamos desde los datos de nuestro CRM o ERP hasta nuestras bases de datos de clientes, o incluso sus opiniones o menciones en redes sociales hacia nuestra marca.

El segundo paso se centra en combinar toda la información a la que podemos acceder y crear una estructura personalizada únicamente con los campos que necesitamos de cada fuente de datos (creación de una vista canónica). Esto nos permite separar la información relevante en cada caso de la menos importante (dependiendo de lo que vayamos a analizar será un tipo de información y otra). Por ejemplo, una compañía de seguros que pueda integrar los datos de sus diferentes clientes para conocer aquellos con múltiples activos (hogar, segunda residencia, coche, moto...) con el fin de hacerles una oferta competitiva conjunta por todos su productos y lograr una venta cruzada.

Una vez que tenemos los datos combinados llega el momento de ponerlos en las manos adecuadas. En este sentido la plataforma de virtualización de datos permite publicar los datos provenientes de las vistas canónicas virtualmente en cualquier servicio (ya sea un servicio web, una aplicación empresarial, portales de BI, una página web), dispositivo (Tablet, Smartphone, PC) o aplicación (Tableau, Qlikview, Excel...).

Todo este proceso permite transformar los datos conocimiento, y ponerlos al servicio que aquellos que pueden tomar las mejores decisiones dentro de nuestra empresa, convirtiendo la virtualización de datos en una pieza clave para el éxito de los negocios del futuro.

 

Sobre el autor

Daniel Comino Lucendo

Global Online Marketing Manager en Denodo