Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El rol del CIO está cambiando

  • Opinión

Durante estos últimos años, la aspiración de todo CIO ha sido conseguir alcanzar la máxima de "alinear la TI con el negocio", para así lograr aportar el máximo valor a la empresa.

 En el actual contexto de la Nueva TI, las TIC están totalmente alineadas con el negocio, de hecho forman ya parte indisoluble del mismo. Pero por otro lado, también existe la percepción de que no en todas las situaciones ha sido gracias a la acción del área de TI.

Y es que la adopción masiva de tendencias como el outsourcing, cloud computing o la consumerización, han provocado que la TI “salga” del departamento que ha sido el encargado de adoptarla, proveerla y gestionarla desde sus inicios, para convertirse en algo aparentemente sencillo para todos los departamentos de la empresa.

Así el outsourcing ha demostrado que, en ocasiones, es más efectivo y barato externalizar determinados procesos o servicios que realizarlos de forma interna en la empresa. Por su parte, cloud computing hace que la tecnología sea accesible y fácil para cualquier área de la empresa, incluso sin tener expertos en tecnología. De hecho, es cada vez más frecuente que el acceso a la “nube” se realice sin pasar por el área informática. Por otro lado, la consumerización ha abierto la puerta en las empresas a múltiples dispositivos sobre los que TI no tiene control alguno, pero que toman protagonismo y son muy bien aceptados por las áreas funcionales y de negocio.

Por todo ello, la sensación es clara: la TI se ha convertido en vital para el negocio en paralelo con la aparente pérdida de control del departamento de informática sobre ella. Y siendo esto así, ¿está en riesgo el CIO? En mi opinión la respuesta es no. Pero lo que sí está ocurriendo es que el rol del CIO en las compañías está cambiando rápidamente, esperándose de él un perfil más innovador, que sea facilitador y consejero de nuevos modelos y canales para el negocio, que sea un buen gestor y que ayude a automatizar y optimizar los procesos de la compañía.

Para ello es clave que el CIO cree una capa de gestión y de gobierno por encima de las TIC, apoyada en buenas prácticas, normas y estándares de calidad de procesos, que le permita en todo momento manejar métricas para conocer el desempeño de la tecnología en la empresa y cómo ésta soporta al negocio. En este sentido, se están incrementando rápidamente las exigencias para las herramientas de gestión de TI, buscándose soluciones muy flexibles, que ofrezcan resultados a corto plazo y que aporten indicadores valiosos al CIO. Es lo que se empieza a conocer como la Inteligencia de Negocio aplicada al Gobierno y a la Gestión de TI.

Todo esto sucede en un contexto en el que los usuarios ya no están sentados en su escritorio sino que esperan acceder a la tecnología en cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo. Y no son sólo ellos, además están los proveedores, clientes, y otros stakeholders en la misma situación. Por otro lado, las TIC han pasado de ser tangibles, físicas y estar dentro de la empresa, a ser intangibles, virtuales y estar dentro pero en muchos casos también fuera de la empresa.

El nuevo rol de las TIC es el de “Broker de Servicios” pero no solamente servicios TIC sino también otros que ofrecen otras áreas funcionales de la empresa y que TI puede soportar tecnológicamente. Además TI puede actuar como asesor en la gestión de la entrega y soporte de esos servicios. El dinamismo y la capacidad de innovación de TI deben ser de utilidad a otras áreas.

Es la evolución del Director de Organización y Sistemas, un rol muy popular hace unos años que conocía bien la tecnología y también los procesos de gestión de la compañía y su automatización, en Chief Service Provider (CSP).

Si hay un perfil en la empresa que debe ejemplificar esta transformación es el CIO, el CIO como nuevo líder TI, y como líder de esa transformación se espera que en primer lugar “venda” este cambio a su equipo, y lo convenza de que es necesario. Por otro lado debe ser más innovador, facilitar y aconsejar nuevos modelos y canales para el negocio, a la vez que gestiona eficazmente toda esta nueva situación.

En definitiva se trata liderar la transformación digital de las empresas poniendo en valor el papel de conocedores de como la Nueva TI va a mejorar el negocio y los procesos que lo soportan y así lograr lo que nuestros CEOs nos piden, que nuestras empresas vuelvan a crecer.

Eduardo Martínez, Director General de EasyVista para el Sur de Europa

 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Ciberataques: qué quieren de tu empresa los ciberdelincuentes y cómo evitarlo

5 estrategias para una protección de datos moderna

Tendencias cloud: La transformación del CPD en el entorno empresarial

Manual de App Store Optimization

Cómo optimizar tu marketing con la regla del 5x5

XIV Informe sobre el sector asegurador en Internet

Cómo reducir costes a lo grande

Comercio exterior e inversiones extranjeras en el sector TIC en España

Guía práctica para el diseño de una red SAN virtual

TAGS CIO

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos