Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El futuro del transporte inteligente de las ciudades pasa por la Movilidad como Servicio

  • Opinión

Xerox Richard Harris

¿Cómo será el futuro del transporte? ¿Veremos más coches eléctricos? ¿Los vehículos autónomos serán una realidad? ¿Y qué pasará con la propuesta de autobús elevado que se acaba de lanzar en China? Es un hecho que se están introduciendo muchas tecnologías innovadoras en el sector de los transportes. Pero si preguntamos a los usuarios de transporte público qué quieren ver en sus ciudades responderán con total certeza ?con mejorar lo que hay, basta?.

La disposición de las ciudades, especialmente las europeas, es muy diferente. ¿Cómo podría llegar el autobús elevado a las calles más estrechas de Londres? ¿Y puede un coche autónomo cruzar sin problemas por la rotonda del Arco del Triunfo de París? Si de verdad queremos proporcionar un servicio de transportes mejor, debemos conocer primero las posibilidades que tenemos. Este es el auténtico reto al que se enfrentan los urbanistas hoy. Por eso necesitamos que los diferentes operadores, proveedores tecnológicos y desarrolladores se pongan de acuerdo para crear un entorno en el que la red de transportes funcione satisfactoriamente.

Entender las preferencias de los usuarios

Según una encuesta realizada a habitantes de 19 ciudades europeas, el 43% de los viajeros estaban de acuerdo con la siguiente afirmación: “la oferta de transporte público afectará en gran medida a la hora de decidir el lugar dónde vivir y trabajar”. Y es que la realidad es que los usuarios utilizarán el medio que les sea más cómodo, y eso puede variar dependiendo de la ciudad o de los horarios. Por eso las ciudades deberían preocuparse más por facilitar y entender las opciones de transporte.

Actualmente, las urbes utilizan diferentes sistemas administrativos para cada operación que tienen que llevar a cabo: uno para establecer la tasa por congestión, otro para el alquiler de bicicletas, otro para las tarifas del transporte público, etc. Todos estos sistemas almacenan datos similares, gestionan transacciones parecidas, y pueden integrarse con un único sistema que es compatible con varios servicios. Esto facilitaría la extracción de información útil a partir de los datos recogidos y, por supuesto, reduciría el número de procesos que se tienen que llevar a cabo para el registro de usuarios.

Ya podemos ver este modelo con Uber/Uber Eats. Queremos encontrar todas las opciones de transporte en un único sitio, y si éstas llegan a todos los puntos de las ciudades, los usuarios podrán beneficiarse de las redes de transporte, y encontrarán servicios a medida, en base a sus preferencias y a cuáles son las rutas más inteligentes, que han sido simplificadas y diseñadas para futuros usuarios. Este concepto es el que conocemos como ‘Movilidad como Servicio’.

¿Qué entendemos por Movilidad como servicio?

La Movilidad como Servicio (MaaS) combina todas las formas de transporte (bicicletas, coches compartidos, trenes, autobuses, metro etc.) en trayectos continuos, y permite hacer reservas y pagar todos los servicios de forma conjunta, normalmente mediante aplicaciones móvil.

Esto significa que los viajeros pueden obtener información fiable y completa y acceso a todos los medios de transporte disponibles, sin compromiso a largo plazo, o la necesidad de poseer un vehículo. Es lo que podríamos llamar como la "economía colaborativa" llevada al transporte.

Los sectores público y privado tienen una gran oportunidad para desarrollar modelos conjuntos de MaaS, siendo pioneros en las nuevas formas de desplazarse, que también sentarán las bases para los medios de transporte en el futuro.

Trabajar juntos para obtener un resultado mejor

La discusión en torno al futuro del transporte puede sonar a menudo a película de ciencia ficción, pero en realidad consiste simplemente en ciudades haciendo un mayor uso de la tecnología disponible para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. En este momento el futuro es la construcción de un sistema de transporte inteligente, donde todos los componentes móviles trabajen juntos.

Como la población urbana continúa creciendo, las ciudades utilizarán la Movilidad como Servicio para evolucionar a redes de transporte inteligentes, donde todos los elementos - vehículos, infraestructuras y centros de tránsito - se comunican a tiempo real.  Por lo que será irrelevante si es un autobús elevado o un coche robot quien te lleva al trabajo: los viajeros solo se darán cuenta de que el sistema es mejor que el anterior.

Richard Harris, director de soluciones para la división de Sector Público Internacional en Xerox

TAGS Opinión