Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La integración de sistemas se transforma en integración de servicios cloud

  • Opinión

Kevin Jackson

El Cloud Service Brokerage (intermediación en servicios cloud, o CSB por sus siglas en inglés) está dejando de ser una anécdota de la industria para pasar a ser una pieza importante en la integración de sistemas, en la que juega un papel que es ahora esencial en la transición al cloud. Esto ayuda a las empresas a agregar distintos servicios en la nube, a integrar servicios con aplicaciones desarrolladas internamente, y a personalizar dichos servicios para dar mejor respuesta a las necesidades de sus clientes. Los CSB incluyen consultoría y recomendaciones para ayudar, además, a identificar los servicios cloud más apropiados para los requisitos y objetivos de negocio correspondientes.

Los cloud brokers pueden también negociar con diferentes proveedores por mandato de sus clientes. La transformación de la que hablamos viene impulsada por la rápida expansión del cloud computing, que ha crecido hasta tal punto desde los 6.000 millones de dólares en 2008 que se espera que el mercado se quede cerca de los 160.000 millones en 2020. El mercado global de Cloud Service Brokerage, por su parte, podría crecer desde los 5.240 millones de 2015 hasta los 19.160 millones en 2020. 

Los CSB aúnan las funciones del distribuidor, el integrador de sistemas y el ISV en un modelo de servicio muy práctico, en el que las soluciones agregan distintos servicios cloud de más de un proveedor, y pueden además personalizarse para adaptarse a exigencias muy singulares. Aunque los CSB suelen proporcionar servicios cloud transaccionales, es su excepcional soporte operativo continuo el que añade verdadero valor. A diferencia de los brokers financieros e inmobiliarios, que normalmente ponen fin a su relación con el cliente tras la venta, los CSB:

-Facilitan el arbitraje de servicios cloud según costes, rendimiento o necesidades operativas.

-Ayudan a las empresas en la migración de sus operaciones a la nube, y asisten con ampliaciones y formación de personal.

-Proporcionan servicios de auditoría y monitorización de SLA para servicios cloud.

-Ayudan a centrarse en la demanda de servicios cloud, y a gestionarla adecuadamente.

-Proporcionan un juego de herramientas para la migración e integración de aplicaciones corporativas.

-Ayudan en la gestión del cambio y en la selección e integración de otros servicios gestionados.

La automatización y puesta en práctica de este sistema de gestión de servicios cloud permite a los CSB obtener servicios de una diversidad de proveedores, y mejorarlos con herramientas de medición y monitorización de terceros, además de ofrecer una transición más rápida hacia modelos TI híbridos. Este mercado suele estar segmentado por el tipo de servicio: cloud brokerage -la propia intermediación- y cloud brokerage enablement -el entorno necesario para la intermediación-, que queda segmentado a su vez según los brokers sean internos o externos.

Cuando se utilizan internamente, las plataformas cloud ayudan a la empresa en la adopción del nuevo modelo operativo híbrido de sistemas, con múltiples proveedores. La organización puede así acumular experiencia orgánica, lo que le permitirá personalizar el consumo y unificar la provisión de servicios informáticos mediante el uso de un espacio corporativo de autoservicio, un mercado de servicios dinámico, y una provisión ininterrumpida. Este tipo de cadena de suministro crea un entorno homogéneo para una adecuada ordenación, ejecución y gestión de soluciones multi-proveedor tanto para sistemas legacy como para recursos cloud, delegando y monitorizando su uso de manera centralizada.

Otra funcionalidad importante es la de auditoría de rendimiento. El ratio precio/rendimiento de un Cloud Service Provider (CSP) puede variar hasta un 1.000% dependiendo del momento y de la ubicación, y un mismo proveedor puede experimentar grandes variaciones en la ejecución de dos tareas idénticas, lo que a su vez implica que el coste para la empresa de dos procesos exactamente iguales podría variar en una proporción semejante. 

Los cambios de tipos de instancias, los precios, el rendimiento en el tiempo, y la disponibilidad de servicios según la ubicación resaltan las deficiencias de las filosofías y procesos de benchmarking tradicionales. El uso de "cuotas de rendimiento" por parte de los proveedores de servicios puede acarrear también un aumento en los costes operativos, algo que suele ocurrir cuando un cliente llega a la cuota de gestión determinada por el CSP y se reduce el rendimiento de la instancia correspondiente. La medición y monitorización activa por parte de un broker puede aquí ayudar a la empresa a detectar y evitar estos costes ocultos.

A medida que el mercado de cloud service brokers vaya madurando, estos intermediarios irán sustituyendo a los integradores de sistemas tradicionales. La propia maduración de las tecnologías y de las ofertas de los CSB harán que este tipo de servicios se convierta en algo imprescindible en un futuro cercano.

Kevin L. Jackson. Experto en Cloud y fundador de Cloud Musings

Esta Tribuna forma parte del número de IT User del mes de noviembre. Puedes descargarte la revista en este enlace.

TAGS Opinión