Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Cuatro factores para garantizar la disponibilidad ante desastres naturales

  • Opinión

Alexis de Pablos Veeam

Actualmente las empresas necesitan estar siempre operativas. Catástrofes naturales como huracanes, lluvias torrenciales o seísmos, pueden ocurrir en cualquier momento, lo cual representa un riesgo para el funcionamiento diario de empresas e instituciones de todos los tamaños y de todos los sectores, así como para sus estrategias de transformación digital.

 

Los efectos de estas catástrofes naturales se traducen en caídas de las redes de electricidad y telecomunicaciones, daños en infraestructuras, inundaciones, etc. que provocan interrupciones en el servicio que ofrecen las empresas. La duración de estas interrupciones puede ser de minutos, horas o incluso días. Aunque los costes del tiempo de inactividad varían, el Informe de disponibilidad, Veeam Availability Report 2017, cifra el coste medio anual del tiempo de inactividad para las empresas en 21,8 millones de dólares, lo que supone 16 millones de dólares más que en el informe del año 2016.

La capacidad de adaptación de las empresas se refiere a su disposición para afrontar situaciones de crisis y ser capaces de activar mecanismos que les ayuden a recuperarse y volver a operar de manera normal, en el menor tiempo posible. Para ser una empresa permanentemente activa (Always-On Enterprise) es indispensable que esta capacidad de recuperación se dé en lapsos de tiempo prácticamente imperceptibles para clientes y usuarios, y es que nadie está exento de sufrir un desastre natural.

En una era marcada por la tolerancia cero a tiempos de inactividad, es esencial que las organizaciones garanticen una disponibilidad total, también frente a fenómenos naturales. He aquí la forma de lograrlo teniendo en cuenta cuatro factores:

  1. Infraestructura. Contar con uno o varios centros de datos distintos facilita la continuidad operativa, incluso ante caídas internas o situaciones externas que puedan ocasionar la interrupción de los servicios de TI.
  2. Tecnología. Para implementar una disponibilidad real y total, la tecnología debe ir más allá de una solución de backup y recuperación común. Estas herramientas deben garantizar un tiempo y punto de recuperación (RTPO) de menos de 15 minutos para todas las aplicaciones y datos, como es el caso de Veeam.
  3. Mejores prácticas. La regla 3-2-1 también es importante, pues es una forma eficaz de asegurar los datos del negocio, lo cual es prioritario para una disponibilidad garantizada. Esta regla se refiere a tener 3 copias de seguridad en 2 medios diferentes con 1 copia fuera de las instalaciones.
  4. Procesos. Contar con un plan de backup y replicación eficaz implica prestar especial atención a los acuerdos de niveles de servicio (SLA), específicamente en los objetivos particulares, de forma que la empresa esté segura de que sus aplicaciones e información crítica estén siempre disponibles.

 

Alexis de Pablos, Director técnico de Veeam Iberia

 

TAGS Opinión

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos