Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

La digitalización aumenta los riesgos de fraude

  • Seguridad

fraude

Según un estudio de la Asociación Española de Empresas contra el Fraude (AEECF) a pesar de los beneficios que conlleva la digitalización de las empresas, también supone un mayor riesgo fraude. Desde AEECF se insta a reforzar los mecanismos existentes para luchar contra este tipo de prácticas.

Siete de cada diez empresas (68,2%) del sector de telecomunicaciones, financieras, automóvil y de créditos al consumo, considera que el fraude ha aumentado durante el último año, mientras que el 18,2% considera que ha permanecido en los mismos niveles, y tan sólo el 13,6% afirma que ha disminuido levemente. Ésta es una de las principales conclusiones de un estudio presentado por la Asociación Española de Empresas contra el Fraude, que también destaca la necesidad de aunar esfuerzos contra el fraude en España.

Según palabras de Felipe Fernández Altea, presidente de la AEECF, “es necesario aunar esfuerzos contra el fraude en España. Desde la Asociación estamos trabajando para crear y cultivar una cultura de intercambio de datos”.

Las estafas o fraudes financieros son algo que, por desgracia, está a la orden del día. Pero, ¿quién es el responsable? ¿El usuario? ¿La entidad financiera? En nuestra revista digital analizamos la situación que atraviesa el sector financiero, uno de los más importantes, en materia de ciberseguridad. Puedes descargarte la revista digital o leer el content marketing en este otro enlace. 

Uno de los datos más relevantes del Estudio anual sobre Tendencias del Fraude 2016 tiene a la Transformación Digital como protagonista. Y es que el 91% de los encuestados asegura que una mayor digitalización supone también un reto añadido a la gestión del fraude. “A pesar de que el desarrollo digital ha tenido un impacto muy positivo, el fraude online ha crecido”, asegura Diego Azorín Durruty, director general de Bigbank en España, quien insta a adoptar medidas para evitar que los cibercriminales se aprovechen del anonimato propio de Internet.

No en vano, la importancia de los canales digitales queda reflejado en el hecho de que un tercio de los encuestados considera que su negocio online crecerá un 15% o menos, otro tercio estima una subida de entre un 15% y un 30%, y un 22,7% cifra el incremento entre un 30% y un 45%. Estas previsiones “demuestran la necesidad de reforzar los mecanismos existentes en la actualidad para hacer frente al fraude”, asegura Felipe Fernández Altea.

En cuanto a la evolución de las tipologías del fraude, cabe destacar que todos los sectores encuestados detectan fraude en primera y tercera persona en su actividad empresarial, con una importante variedad en cuanto a la tipología más comúnmente detectada. “Esta realidad es fiel reflejo de las dificultades a las que se enfrentan las empresas a la hora de detectar el fraude de primera persona y demostrar que ha existido fraude por parte de un tercero”.

El fraude en primera persona incide especialmente en el sector financiero, ya que sus miembros son los que más han señalado que la presencia de este tipo de fraude en su sector es superior al 75%.

Quizá te interese...

Impacto económico del desarrollo de aplicaciones de negocio con ServiceNow

Cómo seleccionar e implementar una solución de BI y Analítica

Informe sobre la responsabilidad ante el fraude electrónico

II Termómetro del mercado de medianas empresas en España

Los 20 principales proveedores de soluciones APM

El estudio también analiza cuáles son las principales barreras que impiden compartir información sobre el fraude entre diferentes sectores. “La barrera legal es el principal impedimento”, explica Diego Azorín Durruty. “En mi opinión, la superprotección es un error. Si el mercado fuera más transparente, se reduciría el fraude y tendría consecuencias positivas para los clientes”.

El estudio explica que en 2016 un 50% señalaba la barrera legal como la barrera más relevante, porcentaje que ha ascendido hasta el 77,3% este año.

“Un defraudador va a atacar diferentes sectores. Tenemos la oportunidad de gestionar los datos de manera que podamos luchar contra el fraude”, se destaca desde la asociación, que recuerda que “cada entidad dispone de sus propios datos y si luchan solos y no comparten información eres más vulnerable”.

Si se comparten los datos “se previene en un 75% el riesgo de sufrir fraude”.

Luis Díez Vega, director general comercial en Experian, considera que “el marco de protección de datos es restrictivo al ser garantista” y reclama una “mayor colaboración entre las empresas públicas y privadas para evitar suplantaciones”.

Desde la Asociación “estamos trabajando en un entorno de prevención del fraude en el entono multisectorial”.

A la hora de identificar aquellas regiones españolas donde mayor fraude se ha detectado, cerca del 60% coincide en destacar que el fraude no es un fenómeno localizado en España, aunque mayoritariamente destacan 4 regiones como las más comunes en materia de fraude.

En este sentido, Cataluña (72,7%), Comunidad Valencia (68,2%), Andalucía (63,2%), y Madrid (54,5%) son las regiones donde se detecta un mayor fraude. Les siguen las Islas Canarias (22,7%), la Región de Murcia (18,3%), y Galicia (4,5%).

En esta línea, todos los representantes de los sectores de la automoción y telecomunicaciones han señalado a Cataluña como la región donde más fraude perciben. Además, todos los encuestados del sector de las telecomunicaciones coinciden en señalar a la Comunidad Valenciana como la región donde más sufren las diferentes tipologías de fraude. Por otro lado, el 72% de los encuestados pertenecientes al sector financiero también coincide en señalar esta región como un foco común de fraude.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos