Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Tráfico ilegal de personas, ciberterrorismo o Fake News, el lado oscuro de las redes sociales

  • Seguridad

seguridad redes sociales

Aunque las redes sociales han aportado numerosos beneficios a millones de usuarios y de empresas, también tienen su lado oscuro. El potencial de éstas está siendo aprovechado por las mafias de inmigración clandestina, grupos terroristas como el Estado Islámico o países para propagar Fake News.

  Quizá te interese...

Una cosa está clara. La llegada de las redes sociales ha traído numerosos beneficios a la vida de millones de personas y negocios. En el ámbito personal, éstas permiten una comunicación instantánea, una mayor relación con familiares y amigos, nuevas oportunidades laborales o el hecho de que permiten compartir información y conocimiento, fomentando, además, la denuncia social.

A las empresas les ha permitido aumentar la visibilidad de la marca, gracias a que es un canal de difusión de contenidos de la empresa. Además, gracias a las redes sociales se puede tener una mejor comunicación con clientes y proveedores, permitiendo la fidelización y un contacto con potenciales clientes, entre otros muchos beneficios.

Pero no todo son ventajas. Las redes sociales permiten llegar a millones de personas, con lo que mafias, delincuentes y terroristas las utilizan con fines delictivos.

Tráfico ilegal de personas

Según datos de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO), que recoge El Mundo, las mafias de inmigración clandestina utilizan las redes sociales para captar a personas que quieren llegar a Europa. La estrategia de estas mafias pasa por estar presente en, por ejemplo, Facebook, Instagram, Twitter o Google+ como “simples” agencias de viaje, prometiendo llegadas garantizadas a buenos precios.

Aunque el primer contacto se realiza a través de estas páginas, los "acuerdos" se cierran utilizando otras plataformas, en este caso de mensajería instantánea, como pueden ser WhatsApp o Telegram. 

El informe destaca que estas mafias gestionan todos los trámites para llegar a Europa, desde pasaportes hasta visados, todos ellos falsos, y “enseñan” argumentos si se decide pedir asilo político en un país. Sólo en 2016 se detectaron más de 1.100 perfiles falsos en redes sociales de mafias que llevan personas a Europa.

Ciberterrorismo

El potencial de las redes sociales como herramienta de captación es otra de las grandes preocupaciones de gobiernos de todo el mundo. No en vano, según diferentes informes, Daesh ha sabido utilizar las redes sociales e Internet como herramienta de propaganda, de captación, de formación, y de financiación.

Y para muestra un botón. Los últimos atentados que ha sufrido Europa se realizaron por personas que “fueron captadas, adiestradas y encaminadas” en Internet. Según datos del año pasado, Daesh fue capaz de captar a 35.000 personas en Internet. La organización terrorista disponía de 46.000 cuentas en Twitter, de las que 6.000 cuentas utilizan bots.

Pero los terroristas no sólo utilizan las redes sociales para captar nuevos adeptos. La encriptación que proporcionan los chats de los videojuegos son utilizados tanto para la captación como para la comunicación entre los yihadistas.

Fake News

Otros de los grandes problemas a los que se están enfrentando las redes sociales son las Fake News o noticias falsas. Éstas se están convirtiendo en un quebradero de cabeza para las instituciones europeas, que han visto cómo algunos Gobiernos, como Rusia, han estado detrás de la publicación de este tipo de contenidos en acontecimientos como el Brexitlas elecciones de Estados Unidos o, más recientemente, el desafío independentista de Cataluña.

Europa cree que la intención es influir en la opinión pública y desestabilizar algunos países europeos se están publicando noticias falsas y, por ello, ha puesto en marcha una consulta pública sobre las fake news y la desinformación online, además de que ha creado “un grupo de expertos de alto nivel” integrado por representantes de universidades, plataformas online, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil.