Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Ford prueba la impresión 3D de piezas de gran tamaño para vehículos

  • Actualidad

Impresion 3D_Ford_vehiculo

La compañía ha empezado a utilizar el modelo 3D Stratasys Infinite Build, que permite imprimir piezas más ligeras que sus equivalentes manufacturadas, las cuales, incluso, pueden ayudar a mejorar la eficiencia de combustible en el vehículo.

Ford Motor Company ha anunciado que está explorando cómo imprimir piezas y componentes de gran tamaño pertenecientes a automóviles para su aplicación en prototipos y futuros modelos fabricados en serie. Para ello, la compañía ha empezado a utilizar la impresora 3D Stratasys Infinite Build, que ofrece una manera más eficiente y asequible de producir estampación, piezas de prototipos o componentes en pequeñas cantidades; por ejemplo, para modelos Ford Performance o piezas personalizadas.

  Quizá te interese...

“Con la tecnología Infinite Build, ahora somos capaces de imprimir piezas y componentes de gran tamaño, lo que nos permite ser más ágiles en repeticiones de diseño”, asegura Ellen Lee, jefe técnico de Ford en investigación de fabricación. “Estamos muy emocionados por tener acceso a la nueva tecnología de Stratasys para poder encabezar el desarrollo de la impresión a gran escala para su aplicación en el sector de la automoción”, añade.

Tanto es así que, según la compañía, en el futuro, la impresión 3D podría ofrecer ventajas inmensas al sector de la automoción, incluyendo la posibilidad de fabricar piezas más ligeras que pueden ayudar a mejorar la eficiencia de combustible. Además, se trata de un método más eficiente de producir piezas en cantidades pequeñas, como prototipos o componentes especializados para modelos de competición; e incluso, se puede utilizar esta tecnología para la estampación o el desarrollo de piezas personalizadas.

El procedimiento de impresión, además, es sencillo. Las especificaciones para la pieza se transfieren desde el programa de diseño al ordenador de la impresora, que analiza el diseño. Después, el dispositivo empieza a funcionar, imprimiendo una capa de material cada vez, en este caso, plástico, y apilando gradualmente las capas hasta formar un objeto 3D completo. Cuando el sistema detecta que el contenedor de la materia prima está vacío, un brazo robótico lo reemplaza automáticamente por uno lleno. Esto permite que la impresora funcione durante horas o incluso días sin supervisión.

Aunque la impresión 3D todavía no es suficientemente rápida para volúmenes altos de producción, resulta un método más eficiente de fabricar volúmenes reducidos de componentes, como prototipos y piezas especializadas de coches, según Ford. Además, cuando se ve sometida a las limitaciones de los procesos de producción en masa, las piezas pueden ser diseñadas para funcionar de manera más eficiente. Incluso, es posible imprimir un prototipo de pieza en cuestión de días y a un coste significativamente menor que siguiendo los métodos tradicionales, según los cuales habría que esperar meses para tenerla disponible.

 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Plan Digital 2020: La digitalización de la Sociedad Española

Apps móviles: ¿listas para dar la mejor experiencia de usuario?

El coste de incumplir el gobierno de la información

GDPR: ¿dónde están los datos a proteger?

¿Cómo ser el mejor en Internet?

Almacenamiento Flash

7 métricas para crear mejor software y más rápido

Manual de analítica móvil

Tres elementos esenciales de TI para la pymes