Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El emergente mercado del dato externo

  • Opinión

Fernando Maldonado

El apetito de las empresas por los datos está creciendo, ya no se limita a datos internos, generados por su propia actividad, sino que abarca datos externos sobre transporte, climatología, energía, geo-localización, hábitos de clientes... Estos datos, en el contexto adecuado, pueden generar valor, ya sea completando y mejorando modelos o revelando nueva información.

La pregunta no es qué datos tengo, sino qué datos necesito para tomar mejores decisiones, crear productos y servicios de datos u optimizar las operaciones. Algunas empresas los encontrarán en sus propios sistemas, generados por su propia actividad, pero cada vez más tendrán que salir a buscarlos fuera.

Hasta ahora, la forma en la que las empresas han consumido datos externos, si bien ha sido útil, tenía limitaciones en tanto que estos eran estáticos, incompletos, con una pobre segmentación... Ahora, la demanda de datos es mayor sí, pero de otro tipo: datos dinámicos y enriquecidos dirigidos a mejorar la experiencia del cliente, optimizar el aprovisionamiento, diseñar nuevos productos... La consecuencia más inmediata es que nuevos departamentos, más allá de marketing, comienzan a demandar datos.

Una serie de empresas están surgiendo para cubrir esta demanda, tanto desde la oferta tecnológica como desde cualquier empresa para las que monetizar sus datos quizá no sea su actividad principal pero sí una nueva fuente de ingresos cuando agregan, empaquetan y entregan sus datos a terceros.

Y aquí se abre un abanico de opciones que va desde la captura de datos hasta su entrega, pudiendo ser agregada, filtrada, clasificada y transformada antes de ser entregada. Cuanto más próximo se encuentre del consumo y su contexto, mayor será su valor.

La venta del dato externo muestra muchas aproximaciones a lo largo de su cadena de valor. Algunos ejemplos:

•             Captura, filtrado y agregación. Cada proveedor de datos tiene su propia fórmula que va desde agregar información utilizando técnicas de crowd sourcing, combinar y filtrar datos de terceros o utilizar API, por ejemplo, de distintos medios sociales.

Transformación y análisis. Cuando se trata de vender un dato ya transformado existen diferentes técnicas analíticas, Big Data, análisis semántico... utilizadas de forma intensiva para transformar el dato en información relevante.

•             Entrega y consumo. Se puede ir incluso más allá creando cuadros de mando, integración en aplicaciones corporativas - utilizando tecnologías emergentes como datos enlazados-, u ofreciéndolas como servicio. Por ejemplo, “Insigths” como servicio.

•             Mercado de datos. Por último, existe un emergente nicho en torno a los mercados de datos – Data marketplaces- en los que las empresas pueden realizar una compra venta de datos. En este sentido, ya se observa en el mercado cómo proveedores tecnológicos lanzan sus propias ofertas al mercado.

Sea como fuere, la compra venta de datos externos, aunque en su infancia, goza de buena salud como demuestra la proliferación de proveedores y una actividad de adquisiciones al alza.

Sin embargo, aún existen algunos retos que será necesario superar. Por ejemplo, aspectos de tipo regulatorio, sobre la privacidad de las personas o la falta de madurez de alguna de las tecnologías y técnicas utilizadas.

Además, aunque existe una demanda latente, todavía se percibe que las empresas necesitan experimentar y ganar un mayor conocimiento sobre cómo explotar el dato externo, ya sea para su consumo o para su venta.

El movimiento de distintas administraciones hacia conceptos como open data es quizá el más avanzado y nos permite visualizar el potencial de un mercado que tarde o temprano explotará.

Fernando Maldonado. Analista asociado a Delfos Research

 

TAGS Opinión