Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Cómo pueden los directores financieros y de RRHH transformar juntos el negocio

  • Opinión

Oriol Farre

En estos tiempos poco predecibles, los directores generales confían cada vez más en la figura del director financiero para la planificación y la estrategia empresarial. Para seguir por la senda del éxito, es necesario seguir creciendo y evolucionando y, los líderes financieros, gracias a su comprensión única del rendimiento en todos los departamentos, son los más indicados para transformar el modelo operativo de la empresa.

 

Sin embargo, un modelo operativo es mucho más que meros procesos y resultados. La capacidad de una empresa de cumplir sus objetivos recae, en última instancia, en su capital humano, en las competencias que aportan y en su modo de usar el tiempo de forma efectiva. Este es el dominio del director de Recursos Humanos.

El director financiero es el gurú de las cifras de la empresa y, como tal, es muy consciente de que los salarios y los gastos de personal representan la mayoría de los costes de funcionamiento de la organización. Por lo tanto, es obvia la necesidad de sacar el máximo provecho de los trabajadores cualificados y, para lograrlo, es indispensable que la relación con el director de recursos humanos sea lo más cercana posible.

Los directores financieros también necesitan disponer de una visión combinada de las personas, los proyectos y los recursos para tomar decisiones estratégicas fundamentadas. Esto adquiere especial relevancia en un momento en el que el capital es limitado y las personas cualificadas para cubrir las necesidades de la empresa escasean en el mercado de trabajo.

Colaborar para mejorar la gestión del talento
Para determinar qué competencias necesita poseer el equipo de finanzas o cualquier otro departamento para gestionar su carga de trabajo, los jefes de equipo como los directores financieros deben poder acceder a una visión actualizada de cómo se distribuyen y se utilizan los recursos y las personas en todas las esferas de la organización. También deben tener un ojo puesto sobre los proyectos más inmediatos y conocer cuáles serán sus requerimientos en términos de personal.

Por la naturaleza de los datos y los sistemas con los que trabajan, los líderes financieros tienden a clasificar a los empleados en función de sus roles y salarios y de su disponibilidad al asignar recursos. Este enfoque es racional pero no suficiente, porque no tiene en cuenta las preferencias de las personas en la decisión. La aptitud de una persona para el puesto depende igualmente de su entusiasmo por el trabajo, su experiencia en puestos anteriores y, en el caso de los directores, de su aptitud natural para el liderazgo.

Por tanto, los directores de recursos humanos y su equipo tienen la misión de estar al corriente de estas variables menos tangibles y realizar un seguimiento de ellas. Los departamentos de finanzas y recursos humanos necesitan aunar fuerzas y hacer converger sus sistemas para garantizar que todos estos factores se tienen en cuenta en las decisiones de planificación de la plantilla.

La convergencia entre los sistemas de finanzas y de recursos humanos
La batalla por encontrar a los mejores talentos, por tanto, está en su punto más álgido y, como consecuencia, los directores de recursos humanos cuentan con mayores presupuestos de TI para mejorar sus esfuerzos de contratación. La analítica del talento basada en la nube resulta ser un medio eficaz para mejorar la motivación de los empleados y mejorar la productividad, así como las aplicaciones basadas en la nube orientadas a atraer, gestionar y retener a los mejores talentos.

Sin embargo, en muchos casos, estos sistemas se implementan de manera aislada en lugar de integrarse con las aplicaciones de planificación financiera. Mejorar la comunicación entre los recursos humanos y las finanzas es la base para crear un enfoque moderno de la gestión del talento y los recursos y esto incluye una mayor convergencia entre los sistemas de ambos departamentos.

En definitiva, la necesidad de acercar las posturas entre las finanzas y los recursos humanos nunca había sido más imperativa y la aparición de las  tecnologías de ERP y de recursos humanos basadas en la nube no podía haber sido más oportuna. Al unificar estos sistemas en la nube, las empresas disponen de un único recurso común de elaboración de informes y análisis, así como un modelo de datos común a toda la empresa, por no hablar de una experiencia de usuario uniforme para todos. Como es lógico, esta relación más sólida entre los recursos humanos y las finanzas comienza en la sala de juntas y, por tanto, los directores financieros y de recursos humanos deberán predicar con el ejemplo.

Oriol Farré, director de preventa de aplicaciones Financieras de Oracle Ibérica

 

TAGS Opinión