Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Atención directivos: ¿por qué se va un trabajador y por qué se queda?

  • Actualidad

partners

La mitad de los trabajadores se marcha de su empresa por un salario demasiado bajo (51%), aunque la falta de oportunidades de crecimiento profesional (44%) o la falta de reconocimiento (33%) también ayudan. Los principales motivos para quedarse son la conciliación (44%), seguridad laboral (43%) y el interés en el trabajo (40%), según Randstad.

  Quizá te interese...

El informe anual ‘Randstad Employer Brand Research 2018’, cuyos resultados acaba de hacer públicos Randstad, analiza cuáles son las razones que hacen que un trabajador se marche o se quede en una empresa según la edad y el nivel de formación del profesional.

Según los datos obtenidos, un salario demasiado bajo es la principal razón por la que los profesionales dejan un trabajo. En concreto, el 51% de los empleados en España afirma que es el principal motivo para dejar una empresa. A continuación, entre los factores más destacados se encuentran la falta de oportunidades de crecimiento (44%) y de reconocimiento (33%). Ocupando las últimas posiciones, se sitúan problemas para conciliar vida laboral y personal (30%) y un trabajo poco interesante (29%).

Este informe también tiene en cuenta aquellos factores que motivan que un empleado se quede en una empresa, que no siempre coinciden con los motivos para marcharse. En este sentido, el equilibrio entre la vida laboral y personal es el principal motivo para para continuar desarrollando su carrera en una compañía, según el 44% de los ocupados. A continuación se encuentran la seguridad laboral (43%), un trabajo interesante (40%), un salario atractivo (40%) y, por último, una buena localización (39%).

Cuando se analizan los factores que llevan a un trabajador a quedarse en una empresa o marcharse, Randstad detecta que los motivos no tienen el mismo peso en un caso que en otro. Llama la atención la importancia que le otorgan los ocupados a la retribución económica a la hora de marcharse de un trabajo, que sitúan como el motivo más determinante. Sin embargo, el salario se posiciona como el cuarto factor más importante a la hora de quedarse en una compañía. Este desajuste refleja que la fidelización de los profesionales debe ir más allá de únicamente el  sueldo, ya que los trabajadores cada vez valoran más otros beneficios. Las políticas de employer branding ayudan a aumentar el atractivo de las empresas y a fidelizar a los mejores trabajadores, alejándose únicamente del atractivo por el salario.

Un trabajo interesante, clave para los más formados
Randstad también analiza cómo influye la edad del trabajador y su nivel formativo en los motivos para continuar o marcharse de un trabajo. De esta manera, entre los profesionales con educación superior es más probable que dejen una empresa si su trabajo no les supone un reto. Sin embargo, entre los profesionales con educación media, el motivo más determinante es el salario. Aquellos que cuentan con educación básica son más propensos a cambiar de empresa debido a la falta de flexibilidad laboral.

En el lado contrario, abanderando las razones por las que quedarse en una compañía, los empleados con educación universitaria otorgan mayor importancia al salario. Aquellos profesionales con formación básica, por su parte, están más dispuestos a quedarse en su empresa por la seguridad a largo plazo.

Los mayores de 45 quieren seguridad laboral
Una de las razones que hacen más probable que los trabajadores más jóvenes, los menores de 25 años, se queden en su empresa es la oportunidad de desarrollar su carrera profesional. Para los mayores de 45 años la seguridad laboral a largo plazo es determinante. Aquellos que tienen entre 25 y 45 años, por su parte, son más propensos a quedarse si tienen buena conciliación.

Este estudio sobre atracción y fidelización de talento se realiza a nivel mundial a partir de más de 175.000 encuestas en 26 países, 7.000 en España.