Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Crece la desconfianza en los coches autónomos tras el accidente mortal del de Uber

  • Actualidad

Coche Uber

Un coche autónomo atropelló accidentalmente a una mujer en Estados Unidos provocando su fallecimiento. Esto ha hecho que los principales detractores hayan mostrado su desconfianza y comiencen a reclamar una legislación que garantice la seguridad.

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

Esta semana Uber se ha vuelto a ver en el ojo del huracán. ¿El motivo? Un coche autónomo atropelló accidentalmente a una mujer en Estados Unidos provocando su fallecimiento. Esto ha hecho que muchos se pregunten sobre los riesgos que pueden conllevar este tipo de coches aumentando así la presión sobre la industria de conducción autónoma.

Es más, y tal y como publica Reuters, los detractores de este tipo de coches reclaman mayores normas que garanticen la seguridad de sus sistemas operativos y sensores.

En cambio, fabricantes de automóviles, entre los que se encuentran General Motors, o compañías tecnológicas, como Alphabet, además de Uber han hecho un llamamiento a los políticos para que no creen una normativa que impida el desarrollo de una industria que está en las primeras fases de expansión.

“No hay duda de que las regulaciones llegarán”, ha asegurado Doug Mehl, socio de A.T. Kearney. “Pero ahora, los fabricantes de automóviles, los desarrolladores de software y los proveedores de servicio tienen una oportunidad para ayudar en el diseño de esas regulaciones”.

Jugadores importantes de esta industria, como puede ser Intel, han abogado por permitir que se continúe desarrollando el mercado, aunque ha reconocido que “tenemos que demostrar que los coches autónomos son más seguros que las personas”.