Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

10 recomendaciones de Gartner para financiar el cambio digital

  • Estrategias digitales

mundo_transformacion_digital

La transformación digital es fundamental para asegurar el futuro de una empresa con garantías pero no nos engañemos: necesita de importantes inversiones. Gartner ofrece diez pistas sobre cómo identificar las vías para financiar el cambio hacia la empresa digital.

Según el estudio del CEO 2017 de Gartner, el 42% de las compañías están adoptando un enfoque digital para el núcleo central de su modelo empresarial. Son iniciativas que hay que financiar y hoy el dinero necesario para emprenderlas procede de la autofinanciación, en vez de los presupuestos existentes, ya que el propósito principal de estos proyectos es conseguir ingresos en lugar de ahorrar costes.

Quizá te interese...

Cómo debe ser el Centro de Datos de Nueva Generación

Primeros pasos para proteger tu negocio

7 sugerencias para mejorar la carga de tu web o app

Infraestructura hiperconvergente para oficinas remotas y sucursales

Cómo superar los desafíos de TI en las pequeñas empresas

La empresa digital: transformando las TI con nuevas infraestructuras

En opinión de la firma, este tema habría que repensarlo, dado que la gestión de TI convencional funciona sobre la base de utilizar los presupuestos operativos. Según su vicepresidente y director de investigación, Andy Rowsell-Jones, “la transformación requiere compromiso, liderazgo, estrategia, tecnología, innovación y dinero. Este año y el próximo probablemente coincidan los tiempos entre el ciclo de negocio y la tendencia de cambio digital. En dos años, el coste en aumento del capital podría encarecer la inversión estratégica y que sea más difícil la financiación digital”.

Por eso, Gartner ofrece 10 consejos que pueden ayudar a financiar la empresa digital. El primero de ellos es que para proyectos a corto plazo en los que vaya a haber retornos de inversión inmediatos como, por ejemplo, campañas de marketing o funcionalidades de producto que conlleven aumento de precio, se utilice la autofinanciación. Este planteamiento necesita de una clara atribución de ingresos y es adecuado para un crecimiento continuo e incremental, pero no para iniciativas que pretendan un cambio disruptivo en el mercado.

Para la financiar proyectos de cambio relativamente superficiales, el dinero puede proceder de los presupuestos en curso, si éstos son elevados, pero esta fórmula son sería apropiada para una transformación rápida porque podría ahogar los planes que en ese momento se están llevando a cabo.

La tercera vía que propone Gartner es que se utilicen las reservas, que forman parte de los beneficios guardos para reinvertir internamente en tiempos difíciles. Si éstas son altas, pueden ayudar a acelerar la transformación digital con un bajo impacto financieros sobre las operaciones en curso.

La consultora propone también incrementar los presupuestos en iniciativas relevantes y reducir otras partidas, una opción que necesita que la empresa tenga una visión muy clara de cómo sustituirá el crecimiento de negocio digital va a sustituir la disminución que experimentará el tradicional. Es una vía útil si este cambio se va a producir dentro de la misma estructura corporativa y sobre la misma base de clientes, pero no para escenarios de reinvención radical de un sector.

Otra fórmula es aumentar los presupuestos y reducir los beneficios, decisión que suele ser difícil de tomar para una compañía, pero que deberían plantearse cuando se trata de cambios estratégicos profundos y multianuales, y necesitan de una explicación clara para los inversores. Sobra decir que resulta más sencillo si se está ante la amenaza de un competidor disruptivo que hace más obvio la transformación que necesita todo un sector o si se trata de compañías privadas o familiares con planes a largo plazo y con pocos accionistas a los que convencer.

Las vías sexta y séptima son bastante tradicionales. La sexta vía es aumentar nuevos bonos si la empresa es ya madura o ampliar el capital social con la entrada de inversores si es más pequeña y crece a ritmos rápidos, mientras que la siguiente es pedir préstamos, que suelen ser a corto plazo y el capital sólo estaría disponible para situaciones de riesgo medibles. El dinero, como suele decirse, es conservador, por lo que sería difícil optar a esta vía de financiación para acciones emprendedoras especulativas o situaciones de reinvención de un sector.

Gartner también da como alternativa colocar todo o parte del nuevo producto, servicio o actividad digital en una compañía aparte para beneficiar los experimentos ‘arriesgados’ o ‘inusuales’ de la organización. Esta opción es muy útil para promover ecosistemas digitales y startups que trabajan con venture corporates e incubadoras como co-fundadores, así como para consorcios sectoriales.

Otra estrategia puede ser desinvertir en unidades de negocio que no son claves para el negocio, vendiéndolas a otros para los que sean útiles, y utilizar ese dinero para financiar nuevas iniciativas digitales. Y, finalmente, la firma recomienda que utilizar los activos antiguos que no son relevantes en la era digital para pagar el crecimiento en esta área de futuro.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos