Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

'DevOps es una filosofía, un cambio de mentalidad', Jaime Balañá, NetApp Iberia

  • Actualidad

Javier Balaña, NetApp

Jaime Balañá, Director Técnico de NetApp Iberia, analiza los beneficios y retos que implica la implantación de una estrategia DevOps.

¿Cuáles son los principales beneficios de adoptar la filosofía DevOps en la empresa?

Los beneficios de la implantación de DevOps se ven reflejados en el incremento de la calidad de las aplicaciones, en el ahorro de costes y en la  mejora del time-to-market. En DevOps, el software es un elemento diferenciador clave a la hora de consolidar la base instalada y de atraer nuevos clientes. Esto significa que la construcción, la calidad y la puesta en producción de las aplicaciones se tienen que desarrollar con rapidez y fiabilidad. De esta esta manera, DevOps se ha convertido en un factor clave dentro del proceso de Transformación Digital de las organizaciones.

A lo que se suma la implicación de una colaboración constante entre los diferentes equipos que componen el departamento de TI y con la empresa en general. De este modo, se genera más confianza entre los equipos de desarrollo y los de operaciones a través de la calidad, permitiendo una mayor flexibilidad y adaptabilidad.

¿Por qué hablamos ahora tanto de DevOps?

La transformación digital comienza comprendiendo que casi todas las interacciones que tenemos en nuestro día a día, en el trabajo, en el ocio, tienen una dimensión digital. A lo que hay que añadir, la demanda de productos y servicios de manera inmediata, por lo que las empresas tienen que estar preparadas para dar respuesta a las necesidades de los clientes.

Es por ello que muchas empresas se han decantado por el uso de metodologías ágiles como DevOps para lograr la innovación a una velocidad más rápida y estar en línea con las nuevas tendencias tecnológicas, en especial, alineadas para llevar a cabo la trasformación digital de sus negocios.

¿Y sus principales riesgos?

Un entorno DevOps ágil puede convertirse en caótico si no se eligen bien los distintos componentes de software, si los roles de los departamentos no están bien adaptados o si los propios profesionales no están correctamente formados.

Por eso, desde NetApp recomendamos hacer un diagnóstico de las necesidades de la empresa para garantizar que cualquier implementación o proceso de renovación de infraestructura IT, responda a esas demandas y contribuyan al crecimiento del negocio.

Esta entrevista forma parte del En Portada de IT User del mes de noviembre. Puede leer el resto de las entrevistas realizadas para la elaboración del reportaje en este enlace.

¿Pueden todas las empresas adoptar este tipo de estrategia? ¿Por qué?

La implementación con éxito de DevOps requiere una estrategia orientada al negocio, recursos de TI cualificados que trabajen en colaboración y la adopción de controles y facilitadores clave, y, desafortunadamente, muchas empresas no han llegado aún a ese punto.

Por eso, las empresas de telecomunicaciones, los bancos y los retailers son las más propensas a utilizar esta metodología. Todas ellas tienen algo en común: suelen ser empresas grandes y complejas, por lo que necesitan un software de calidad que les proporcione aplicaciones rápidas para mantener su ritmo de crecimiento.

Consideraciones básicas que deben tenerse en cuenta para adoptarla

Los líderes empresariales y del sector están ante una tormenta perfecta por la coincidencia en el tiempo de varios retos: se estima que en 2018 habrá que dar soporte a más de 6.000 millones de objetos conectados; que como mínimo la mitad del gasto en TI se destinará a servicios cloud, y que la adopción de prácticas ágiles basadas en DevOps y web transformará el sector.

Ya en 2020 se calcula que más del 40% de los ingresos de las compañías serán digitales. Este contexto obligará a las empresas a adoptar nuevos modelos tecnológicos pero, también modelos de gestión diferentes como DevOps.

¿Cuál sería, en su opinión, la infraestructura modelo que permite un mejor desarrollo de DevOps y por qué? (cloud, on premise, outsourcing...)

No existen dos empresas iguales, ni dos aplicaciones iguales, por lo que es difícil de contestar con una única respuesta. Tecnologías y herramientas como los contenedores han permitido que el despliegue de aplicaciones esté desacoplado de la infraestructura que lo soporta, lo que permite que las empresas elijan la infraestructura más adecuada para cada aplicación, servicio, o incluso para cada momento.

Las start-ups y pymes son más propensas a usar o empezar en la cloud pública, empresas con obligaciones regulatorias suelen preferir despliegues en sus propios centros de datos. Pero la gran mayoría de las empresas tienen una mezcla de modelos de consumo de infraestructura, lo que llamamos la cloud híbrida, y necesitan una estrategia que permita la gestión de sus aplicaciones y el movimiento de sus servicios entre la cloud pública, sus centros de datos y los proveedores de servicios.

¿Quién debe liderar este proceso DevOps?

DevOps es una filosofía, un cambio de mentalidad con respecto a la forma tradicional de gestionar los departamentos de TI y, por tanto, requiere una cultura de empresa alineada con esta filosofía. La cultura de empresa debe de estar promovida y fomentada por los líderes de la misma, pero tiene que ser secundada por el resto de los empleados. Es decir, los líderes serán los encargados de promover la adopción de DevOps pero toda la organización será responsable de su éxito.

Esta entrevista forma parte del En Portada de IT User del mes de noviembre. Puede leer el resto de las entrevistas realizadas para la elaboración del reportaje en este enlace.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos