Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Bruselas ultima otra multa millonaria a Google por Android

  • Actualidad

Google

Tal y como publica Financial Times, Google podría tener que hacer frente a otra multa millonaria por abuso de posición dominante en el mercado de sistemas operativos móviles.

  Quizá te interese...

Hace ahora un año, Margrethe Vestager, comisaria europea de competencia, anunció una multa millonaria para Google por abuso de posición dominante en el mercado de buscadores al utilizar su propio buscador para adquirir “una ventaja ilegal” para su servicio de compras. En esa ocasión, la sanción alcanzó los 2.400 millones de dólares, cifra que se podría ver incrementada considerablemente en los próximos días.

Y es que, según publica Financial Times, la Comisión Europea se encuentra ultimando los detalles de otra sanción para el buscador, también por abuso de posición dominante en el mercado de dispositivos móviles. Se desconoce a cuánto podría ascender la multa, que, en el peor de los casos, podría alcanzar el 10% de la facturación de Google en el periodo investigado, lo que podría llegar a los 90.000 millones de dólares.

El pasado mes de noviembre, Vestager ya advirtió que podría haber más multas para Google. En estos meses, la labor de la Comisión Europea se ha centrado en recabar pruebas para conocer si Google habría utilizado su posición dominante en el mercado con Android para imponer restricciones a los fabricantes de dispositivos y a los operadores de redes móviles.

En abril de 2016, la Comisión Europea envió un pliego de cargos a Google sobre el sistema operativo y las aplicaciones de Android. Google también está siendo investigado por su servicio AdWords.  Los términos y condiciones de los servicios AdWords y AdSense han estado bajo el radar de la Comisión Europea desde 2010. Es año, algunos competidores de Google expresaron sus quejas a la Unión Europea al considerar que la compañía incluye en los contratos cláusulas de exclusividad, cae en publicidad desleal e impone restricciones indebidas a los anunciantes.