Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Seis claves para afrontar la transformación digital en 2016

  • Estrategias digitales

Cambio

Según Paradigma Digital, esto implicará cambios de cultura empresarial, nuevos procesos de gestión y seguimiento y, sobre todo, la capacidad de "enamorar" al cliente.

Ciertos estudios de consultoras como Markets and Markets calculan que el mercado mundial de la transformación digital generará un negocio de unos 370 millones de dólares en 2020. Asimismo, según estimaciones de la compañía española Paradigma Digital, las tecnologías como el cloud, Big Data, social media o la movilidad harán que durante el próximo año las inversiones en este tipo de proyectos crezcan en torno a un 25%.

Tomando estas cifras como base, la empresa ha recopilado las seis claves para afrontar los procesos de transformación digital en 2016, que son:

- Liderar el cambio. Los cambios generan incertidumbres y dudas, fricciones internas entre departamentos y apatía ante la posibilidad de cambiar procesos cómodos y consolidados. Por eso, no sólo requiere contar con una persona que lo lidere, sino que también necesita una mayor involucración de los máximos responsables de la compañía para apoyar e impulsar el proceso.

- Comunicar el cambio. Un proceso de transformación digital implica obligatoriamente un cambio en la organización y la cultura de la empresa. Por eso es muy recomendable realizar una comunicación fluida y constante sobre los objetivos de la transformación,  los avances, los resultados, los fallos y las posibles mejoras.

- “Enamorar” al cliente. La orientación al cliente es fundamental. Donde tradicionalmente se vendía producto ahora se venden servicios, y donde tradicionalmente se vendía servicio ahora se venden experiencias. Hacer que el cliente se “enamore” de lo que está comprando, y compruebe lo fácil e intuitivo que es, resulta crítico para que repita y lo recomiende.

- Hacer un correcto seguimiento del avance de la transformación digital. Eso requiere definir indicadores cuantitativos y establecer los objetivos que se desean alcanzar. No se trata de definir muchos, sino de hacer un buen seguimiento de los fijados.

- Gestionar los proyectos. La transformación digital introduce una nueva forma de gestionar los proyectos, sin estar atados a costosos procesos burocráticos y que permite y fomenta la capacidad de decisión de cada integrante sacando el máximo partido de cada uno.

- Buscar alianzas y consejos externos. Asociarse con empresas expertas en estos procesos, e integrarlas dentro de la estructura de la compañía, puede resultar de gran ayuda. Así se ahorra en tiempo de aprendizaje y se añaden profesionales con experiencia específica.

En definitiva, como explica Óscar Méndez, presidente de Paradigma Digital, “la transformación digital no es una tendencia, sino una realidad que obliga a las empresas a innovar y a cambiar su forma de hacer las cosas para poder seguir siendo competitivas frente a la oferta de servicios más frescos de las denominadas empresas digitalmente nativas que traen nuevos modelos de gestión”. Por tanto, no consiste sólo en contratar a un responsable de este cambio, sino que también implica compromiso, alineación y cambios en toda la organización.

 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Hiperconvergencia, la evolución del Data Center

3 síntomas de que su virtualización está muerta

Cloud: Seguridad, Desmaterialización y Compliance

5 consideraciones para garantizar la recuperación de datos

Cómo optimizar tu marketing con la regla del 5x5

Las apps cloud y su seguridad retan al departamento TI

Estudio y guía metodológica sobre Ciudades Inteligentes

Ciberataques dirigidos en España y otros países europeos

Competencias digitales en la empresa española