Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La brecha en talento digital hace estragos en las empresas

  • Estrategias digitales

formacion

Las empresas ven frenados sus procesos de transformación digital debido a la escasez de talento digital. Ahora un estudio evidencia que el problema es mayor de que lo que parece: ante la escasez de recursos formativos en sus empresas, los empleados se forman por su cuenta y el miedo a la obsolescencia puede provocar su salida de la organización.

El estudio “The Digital Talent Gap _ Are companies doing enough?”, realizado por Capgemini y LinkedIn a partir de los datos recabados entre 1.200 empleados y directivos de diferentes países, deja interesantes conclusiones en torno a las oferta y la demanda de talento con competencias digitales específicas, así como de las cuestiones que preocupan a organizaciones y empleados en lo que se refiere a su talento digital.

Quizá te interese...

Cómo debe ser el Centro de Datos de Nueva Generación

Primeros pasos para proteger tu negocio

7 sugerencias para mejorar la carga de tu web o app

Infraestructura hiperconvergente para oficinas remotas y sucursales

Cómo superar los desafíos de TI en las pequeñas empresas

La empresa digital: transformando las TI con nuevas infraestructuras

La primera de ellas ya la conocíamos porque la hemos visto en diversos estudios, pero la repetimos: un 54% de los participantes en el estudio opina que su organización ha perdido ventaja competitiva por la brecha de talento digital, porcentaje que en España sube hasta el 59% y sitúa a nuestro en el segundo país de los nueve estudiados en el que esta visión es más compartida, precedido de Estados Unidos.

Incluso más de la mitad (54%) coincide en que la escasez de talento digital frena sus programas de transformación digital (en España lo considera así un 48% de las empresas).

Esto de por sí ya es preocupante, pero sigamos: la brecha digital, lejos de empequeñecerse, crece. A este respecto, el estudio detecta que cada dos empresas consultadas reconocen que la diferencia entre oferta y demanda de profesionales con competencias digitales está aumentando. No obstante, pese al aumento de la brecha digital, los presupuestos para formación en capacidades digitales se mantienen o se reducen en más de la mitad (52%) de las organizaciones (el 48% en España); y un 50% reconoce que no dejan de hablar de la carencia de las competencias digitales, pero que no hacen mucho para reducirla.

Llegamos a la tercera conclusión de este informe: la preocupación por la obsolescencia puede conducir a que el empleado salga de la empresa. Además, también consideran que los programas de formación de las empresas no son demasiado eficaces. El documento dice, en este sentido, que “más de la mitad de los que ya tienen talento digital considera poco útiles los programas de formación o que no se les da tiempo suficiente para aprovecharlos y cerca de la mitad (45%) describe los programas de formación de su organización como inútiles y aburridos”.

La opinión de los empleados en España está en línea con la media mundial en los tres criterios, si bien sorprende la actitud de los empleados de Reino Unido y EE.UU, muy por encima. En estos países, un 71% y un 63%, respectivamente, opina que la formación ofrecida por su empresa no le ayuda a mejorar sus habilidades digitales; un 64% (en ambos) que su empresa no le da tiempo para formarse; y un 57% y 58% que los programas de aprendizaje son aburridos.

Los temores por obsolescencia de las competencias junto con la desconfianza en los esfuerzos que realizan las empresas para formar a sus empleados, podrían provocar que estos opten por abandonar su puesto de trabajo. De hecho, más de la mitad (55%) de los que ya tienen talento digital afirma que están dispuestos a cambiar de empresa si siente que sus competencias digitales se estancan y cerca de la mitad (47%) se plantearía cambiar a otra empresa que ofrezca mejores perspectivas de desarrollo de sus competencias digitales. Los empleados españoles son de los más dispuestos a cambiar de empresa en ambos casos: un 63% lo haría si se siente estancado, sólo por detrás de Reino Unido (70%) y EE.UU. (66%), mientras que un 55% optaría por cambiar a una compañía con una mejor propuesta formativa, sólo por detrás de la India (70%).

La actitud de las empresas

Por su parte, las empresas señalan que les inquieta la pérdida de personal de alta cualificación. Alrededor de la mitad (51%) creen que sus empleados saldrían de la organización después de haber recibido formación y la mitad (50%), que sus programas de formación en materia digital no son satisfactorios. Ésta es una opinión compartida en la misma proporción por las empresas consultadas en España.

Un reto importante que parece tener difícil solución.