Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas detectan una mayor brecha entre oferta y demanda de competencias de ciberseguridad

  • Seguridad

ciberseguridad 2

Responsables empresariales advierten de la necesidad urgente de reforzar la oferta profesional en competencias de ciberseguridad ante el aumento de la brecha digital. Un nuevo estudio de Capgemini advierte que la demanda está creciendo más rápido que la oferta interna, por lo que las organizaciones deben tomar medidas para reducir la brecha.

Un informe del Instituto de Transformación Digital de Capgemini pone de relieve el aumento de la brecha en materia de competencias de ciberseguridad y la necesidad urgente de implantar nuevas estrategias de búsqueda y retención de personal con esas habilidades para que las organizaciones limiten los ciberriesgos y generen ventajas competitivas.

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

El informe, titulado "Cybersecurity Talent: The Big Gap in Cyber Protection", muestra que, de todas las competencias digitales necesarias para las organizaciones con aspiraciones al liderazgo digital, las relativas a la ciberseguridad son las que presentan una mayor brecha entre la demanda y la oferta.

Según las previsiones, la demanda de personas con conocimientos en ciberseguridad es ya una realidad que, además, aumentará en el futuro: un 68% de los encuestados señala que existe una alta demanda de estos perfiles hoy en día, y el porcentaje aumenta hasta el 72% ante la cuestión de si está necesidad continuará en 2020. Por ello, informe recomienda el establecimiento de una serie de prioridades tácticas a los responsables del mundo empresarial.

Integrar la seguridad: según los expertos del Instituto de Transformación Digital de Capgemini, la primera prioridad para las empresas es determinar el grado de integración eficaz de la seguridad en la organización en su conjunto, incidiendo en qué cultura de ciberseguridad tiene y qué conocimiento tienen sobre seguridad los desarrolladores de aplicaciones y gestores de redes, perfiles que son clave para garantizar la protección.

Se trata de comprobar que hay “unos principios y procesos que son seguros” en toda la empresa o “establecer correctamente los fundamentos en el desarrollo de aplicaciones; desarrollar un código seguro; mejorar la capacidad de los ingenieros de redes y los arquitectos cloud de garantizar la seguridad de la nube. Esta es una buena manera de cerrar la brecha de competencias, porque enseña a la organización a ser segura desde su diseño”, explica Mike Turner, director de operaciones del área de servicios globales de ciberseguridad de Capgemini

Aprovechar las competencias ya existentes: la empresa tiene que ser consciente de las competencias de seguridad que ya existen, pero que no se han reconocido todavía. En este sentido, Turner subraya que “la mitad de todos los empleados invierte sus propios recursos en desarrollar competencias digitales, lo que demuestra sus ganas de mejorar. Las organizaciones a las que les cuesta conseguir talento exterior pueden encontrar trabajadores cuyas competencias pueden adaptarse con la formación adecuada. Las funciones con competencias complementarias y transferibles son, entre otras, las de operaciones en la red, administración de bases de datos y desarrollo de aplicaciones”.

Además, las empresas deben pensar en la necesidad de integrar la seguridad en todos los servicios y aplicaciones y contratar a comunicadores de empresa que complementen los conocimientos técnicos de su equipo. Analistas de negocio y personal de marketing podrían ser transferidos a puestos encargados de ciberseguridad para la adopción de buenas prácticas en toda la compañía.

Salir del camino preestablecido: la tercera prioridad es que las organizaciones vayan más allá de las estrategias habituales de reclutamiento y entiendan las competencias básicas en materia de ciberseguridad. En este sentido, se recomienda buscar cualidades y capacidades ya presentes en perfiles de trabajo completamente diferentes y entrevistar a candidatos a los que normalmente la empresa no prestaría atención. Las personas que desempeñan funciones matemáticas, por ejemplo, tienen a menudo una capacidad alta de reconocimiento de patrones. “Cambiar el punto de vista ayuda a ver las competencias que son transferibles”, prosigue Turner.

Reforzar la retención del capital humano: la última recomendación del informe sugiere que, en un mercado laboral tan competitivo, las organizaciones deben esforzarse también por conservar a los empleados que ya tienen para no empeorar la falta de competencias.

Para el estudio se encuestó a más de 1.200 directivos de alta dirección y empleados, y se analizó el sentimiento en redes sociales de más de 8.000 empleados de ciberseguridad.