Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Atraer a los jóvenes hacia las carreras STEM, ¿un objetivo de todos?

  • Actualidad

estudiantes_jovenes_

Actualmente no hay suficientes jóvenes en las disciplinas académicas relacionadas con ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, también conocidas como STEM, y su escasez podría seguir aumentando. Alistair Cox, CEO de la consultora de recursos humanos Hays, reflexiona sobre este reto y dice que "todos podemos hacer más".

Quizá te interese...

DevOps: cómo fomentar la agilidad de tu negocio

Principales retos de los CIO en un mundo cloud nativo

Gestión de vulnerabilidades (IT Webinar) 

Dominando la complejidad operativa de las aplicaciones IoT

El CEO de Hays ha publicado en LinkedIn Influencer sus pensamientos sobre por qué necesitamos más jóvenes en STEM, ante la escasez de personas que estudian este tipo de disciplinas que, en su opinión, son claves para mantener la innovación

La baja participación que existe en este tipo de asignaturas se debe a la percepción que tienen los alumnos. Son carreras impopulares, que muchos consideran aburridas e incluso demasiado difíciles. Alistair Cox que no lo son, y que se debe educar a los jóvenes para que conozcan la gran variedad de salidas que existen dentro de las STEM. “Los profesionales STEM están a la orden del día, están resolviendo problemas del mundo real y juegan un papel clave en la configuración de nuestro futuro. Estas trayectorias profesionales son las más emocionantes pero, lamentablemente, no se las conoce lo suficiente” señala.

Habría que cambiar esta percepción y ese trabajo empieza en las casas, pero también en las instituciones educativas, empresas y gobiernos. “Es fundamental que traten de presentarlas como una alternativa atractiva y accesible para los estudiantes. Además, de proporcionarles oportunidades reales con las que puedan sentirse cómodos y, por tanto, dispuestos”, añade.

Las escuelas deberían alentar a los alumnos a estudiar estas materias y son un buen lugar para comenzar a ofrecérselas como una opción profesional. Las STEM, subraya el ejecutivo, son disciplinas académicas rigurosas, alineadas con las necesidades reales de los negocios y se imparten a lo largo de todo el ciclo educativo, no sólo cuando llega la hora de tomar una decisión sobre el futuro del estudiante. Existe una gran cantidad de información que les podrían facilitar a los jóvenes para ayudarlos a tomar mejores decisiones sobre su vida y futuro. “Nuestras instituciones deberían implicarse más y empezar a tratar a los alumnos como adultos, ya que necesitan estar informados en todo momento acerca de las habilidades que se demandan a nivel laboral y las oportunidades disponibles para ellos”, sostiene.

También sería injusto esperar que las escuelas resuelvan el problema por sí solas; las empresas deberían ayudar a cerrar la brecha que existe entre escuela y trabajo. Para hacerlo, sugiere que las organizaciones ofrezcan puestos laborales a los que todavía están estudiando, ya que trabajando en entornos STEM podrán detectar cuáles son las salidas profesionales y que las propias compañías eduquen acerca de las carreras STEM. En su opinión, “las empresas tienen un gran conocimiento acerca de cuáles serán las habilidades más demandadas en el futuro y esto se debería utilizar para dar forma a los currículums y a las orientaciones profesionales de los estudiantes tanto en las escuelas como en las universidades. Deberían mostrar cómo las lecciones más teóricas se aplican al ámbito laboral ya que, de esta manera, el alumno será capaz de percibir qué oportunidades brinda una carrera STEM”.

Finalmente, cree que también se deberían activar políticas gubernamentales para desarrollar nuevas oportunidades profesionales y de formación en estas materias.