Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Los sistemas avanzados de asistencia al conductor crecerán a toda velocidad en la próxima década

  • En cifras

BMW

Se estima que este mercado alcance los 132.000 millones de dólares en 2026, impulsado sobre todo por los sistemas de detección de usuarios vulnerables.

Los sistemas avanzados de asistencia al conductor tienen un enorme potencial por delante en la próxima década. De hecho, el último estudio de ABI Research pronostica que este mercado llegará a los 132.000 millones de dólares en 2026. Se trata de una cifra que, por sí sola, puede no decir nada; pero comparada con los 11.000 millones de dólares que la consultora estima que generará ese mercado a finales de este año, la tasa de crecimiento anual compuesta será del 29%. Y dentro de este apartado, todavía destaca más aún la comercialización de los sistemas de detección de usuarios vulnerables, como peatones, animales o ciclistas; los cuales, según James Hodgson, analista de investigación de ABI Research, “experimentarán un fuerte incremento en la próxima década, con una tasa compuesta anual del 49%”. A juicio del directivo, eso será gracias a los OEM, “que buscan desarrollar sistemas autónomos de frenado de emergencia más robustos que sean efectivos en un mayor número de escenarios de conducción”.

Según la consultora, hasta la fecha, la detección de usuarios vulnerables ha sido un sello distintivo de los sistemas autónomos de frenado de emergencia más sofisticados que se ofrecen en los vehículos premium. Sin embargo, gran parte del crecimiento futuro vendrá por parte de los OEM de gran consumo, los cuales emplearán la unión de sensores de cámara-radar para ampliar los tipos de obstáculos que sus sistemas pueden detectar, a menudo mediante módulos con sensores inteligentes montados en el parabrisas para reducir el coste. Ejemplos de ello son la proliferación de los paquetes Honda Sensing o Toyota Safety Sense en modelos de gran volumen.

Este mercado, sin embargo, muestra una oportunidad limitada para los sistemas de visión nocturna. Según ABI Research, su comercialización se puede ver reducida al final del periodo de pronóstico, con un valor de mercado en 2025 de poco más de 10.000 millones de dólares. Y es que, como afirma Hodgson, “los costes del sistema siguen siendo demasiado elevados para los vehículos de gran consumo, con sensores infrarrojos a un precio significativamente más alto que los sensores de radar y cámara”. Y se muestra convencido de que, en la próxima década, el foco pasará “de aumentar la percepción del conductor, hacia los sensores que pueden permitir el control autónomo de la navegación y la prevención de colisiones de emergencia”, concluye. 

 

Recomendaciones que te puedan interesar…

Cómo escalar las TI empresariales para cubrir las necesidades del negocio

Evolución y adaptación del almacenamiento al IT actual

7 métricas de rendimiento para crear mejor software y más rápido

6 formas de incrementar la calidad y velocidad en la entrega de aplicaciones

Seguridad Intrínseca con VMware

10 buenas prácticas para mejorar el rendimiento de SharePoint

Cómo reducir costes a lo grande

10 cosas a tener en cuenta al comprar infraestructura hiperconvergente

El arte de DevOps