Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los bancos de inversión pierden fuelle por su tibia respuesta ante la digitalización

  • Estrategias digitales

Estrategia

Un informe de The Boston Consulting Group señala que la banca de inversión se ha inclinado hacia respuestas tradicionales ante la evolución digital, lo que está haciendo que se resientan sus resultados.

  Quizá te interese...

La migración continua hacia los servicios digitales y los modelos comerciales están presionando a los bancos para que estén más centrados en los clientes, atraigan talento fresco y se vuelvan más ágiles, dice el informe “Global Capital Markets 2018: Embracing the Digital Migration”, de la firma The Boston Consulting Group (BCG).

El documento subraya que, a medida que los avances tecnológicos y un conjunto más diverso de participantes en la industria desafían el dominio histórico de los bancos de inversión, las instituciones deben tomar medidas contundentes si esperan sobrevivir y prosperar en el nuevo entorno digital.

BCG sostiene que estas entidades tienen que evolucionar sus modelos comerciales de forma profunda y rápida. Sobre esta progresión, el estudio señala que son pocas las empresas del ramo que se han asociado con fintechs o explorado nuevas oportunidades de negocio, y que son mayoría las que se han inclinado por respuestas tradicionales como la racionalización de costes, y eso se está traduciendo en una merma de los resultados.

Evolución del mercado
Según el informe, 2017 demostró ser otro año de fuerte desempeño para el ecosistema de los mercados de capitales en su conjunto. Los ingresos totales del sector se elevaron a 671.000 millones de dólares, lo que supone un incremento del 7% impulsado principalmente por el buen desempeño del mercado.

Son resultados que, según BGC, “enmascararon las dificultades subyacentes para el sector de banca de inversión”. Sus ingresos globales, consistentes en acciones; renta fija, monedas y productos básicos (FICC), y los mercados primarios, cayeron por quinto año consecutivo. Así, la facturación decreció un 3% hasta los 220.000 millones y las ganancias disminuyeron un 4% hasta los 73.000.